El juez llama a declarar al joven de los Carmelitas que denunció abusos sexuales

Los hechos ocurrieron en el año 2007 en un convento de la Orden de los Carmelitas en Castellón. El joven era entonces monaguillo en una parroquia de la provincia, menor de 18 años, y la relación de la que acusa a un sacerdote de la Orden no fue en ningún momento consentida. En un amplio escrito de unos cuatro folios redactó al detalle los abusos sexuales y psicológicos. Según confesó, comenzaron con tocamientos y caricias para terminar con un presunto acoso sexual dentro de una de las celdas del convento.

Fue su padre quién entregó el escrito de la presunta víctima al superior de los Carmelitas Descalzos. Desde la Orden, en un hecho sin precedentes en la Iglesia Católica en España, dieron traslado de la denuncia ante la Fiscalía con los relatos del chico y su progenitor.

El joven lo ratificó antes de verano ante la Fiscalía de Castellón. Ahora ha sido citado ante un juez de Villareal donde tendrá que declarar el próximo 30 de septiembre. Para ello, viajará desde un seminario en Lima, donde vive desde que confesó a su padre los posibles abusos.

Medidas contra el sacerdote

Una vez la denuncia se tramitó en Fiscalía, la Orden expulsó de la Diócesis al sacerdote acusado y lo envió a uno de Huesca. Fue suspendido temporalmente de sus funciones, con la prohibición de mantener cualquier relación social o contacto con niños, además de administrar sacramento, como la misa. En la decisión se implicó directamente el vicario general de los Carmelitas que se desplazó expresamente desde Roma. Actualmente, este fraile ha vuelto a la provincia de Castellón y contratado su propio letrado.

Una vez se denunciaron los hechos, el obispo de Castellón pidió perdón por este posible caso de pederastia y declaró 'inadmisibles' los abusos.

Comentarios