Monzón despide a San Mateo hasta el año que viene

Un año más, el 22 de Septiembre Monzón vuelve a la rutina tras 5 días en los que la ciudad ha estado inmersa en la celebración de las fiestas patronales en honor a San Mateo. Unas fiestas que se han saldado con un excelente balance a pesar de la climatología y que han dejado a todo el mundo con ganas de que lleguen las del año que viene.

En este 2010, la lluvia marcaba algunos de los cambios más importantes de los actos. Así, el desfile de carrozas, el codetazo y el pregón de las peñas, se celebraban un día después del inicio oficial de las fiestas, lo cual no vino nada mal al celebrarse en sábado, y el público respondía. El concurso de carrozas los ganaron la Peña Zos con un tobogán, seguido de la Trifulca con una reivindicación sobre los bienes, y en tercera posición la Peña Los que no querían con un cañón.

El presidente del Patronato Municipal de Festejos, Javier Vilarrubí, a pesar de no querer hacer un balance oficial hasta que se reúna el patronato, hace un balance satisfactorio de las fiestas de San Mateo 2010, donde destaca el trabajo de las 32 personas que integran el mismo y que han estado al pie del cañón durante estos días. Vilarrubí considera que ahora son los montisonenses los que tienen que decir si lo han pasado bien o no.

El concejal incidía en que se han cumplido los objetivos marcados al comienzo de las fiestas, como consolidar un cambio en el modelo de fiestas con actos durante todo el día. Así este año han funcionado los diferentes espacios como el rock de la plaza Mayor, los bailes de Madrugada, los conciertos en la avenida de Lérida, las orquestas del auditorio y las fiestas de la Azucarera.Vilarrubí se mostraba satisfecho con la capacidad de reacción que se ha tenido en el Patronato ante los problemas surgidos por las inclemencias del tiempo, y es que tal y como indicaban las previsiones meteorológicas, una fuerte lluvia hacía acto de presencia justo en el momento en el que las fiestas de San Mateo 2010, debían comenzar de manera oficial en Monzón. El tiempo hacía que se suspendiera el codetazo y el desfile, por lo que el Patronato Municipal de Festejos decidía trasladar ambos actos al sábado.

La lluvia llegaba a Monzón por la tarde, por lo que a mediodía estallaba el codetazo infantil suponiendo el inicio oficial de la fiesta para niños y adolescentes. El cielo encapotado no alteraba el desfile de los gigantes, los cabezudos y la charanga.

Finalmente, aunque con un día de retraso, los montisonenses pudieron escuchar el sonido del codetazo como inicio de las fiestas de San Mateo.

Las peñas La Lifara y La Trifulca, que este año cumplen 30 y 25 años respectivamente, fueron las encargadas de leer el pregón, un escrito que este año aprovechaban para reivindicar la vuelta del día que se ha suprimido en estas fechas, y que se dedicaba a Domingo Canal, uno de sus miembros fallecido en vísperas previas a las fiestas.

Pero antes de este inicio oficial, Monzón no olvidaba otro de los actos emblemáticos pre-fiestas; la presentación de las zagalas, zagaletas y zagaletes, así como la lectura del pregón a cargo de Miguel Ángel Abós, que resultaba un acto muy emotivo, ya que también ahí había un reconocimiento a dos personas fallecidas en el último año; Enrique Playán, miembro del Patronato de Festejos, y Domingo Canal colaborador en las fiestas.

Miguel Ángel Abós en su pregón glosaba con anécdotas su vida desde que nacía en Huesca hasta sus 35 años en Monzón, donde se siente un monzonero más. Asimismo, concluía con el grito de ¡Viva San Mateo!, después de animar a todo el mundo a vivir las fiestas, ya que sólo se vive una vez y las de San Mateo 2010 ya no vuelven.

Al margen de pregones, codetazos y carrozas, cabe destacar los conciertos gratuitos de Los Inhumanos y La Década Prodigiosa, que llenaban la avenida de Lérida, mientras que la Fuga, que también logro llenar la carpa de Paules, era la propuesta que realizaban las peñas.

Los pequeños disfrutaban con el Paseo de las Sorpresas y las actuaciones de Divertimento, y la ciudad no se olvidó del deporte durante los días de fiestas, destacando la XXVI Carrera del Pollo. En definitiva, más de 90 actos que durante estos días, hacían las delicias de mayores y pequeños antes de volver a la rutina.

Comentarios