Aramón, pionera en el sistema de inspección de remontes

Aramón, Grupo empresarial líder en actividades turísticas de nieve y montaña que gestiona la mayor superficie esquiable del país, se sitúa a la cabeza de la innovación tecnológica con un novedoso sistema de inspección de remontes, que facilita y reduce los tiempos empleados en la revisión de los telesillas de las estaciones.

Cada año, por estas fechas, los telesillas de los centros invernales tienen que someterse a unos test de funcionamiento, según la exigencia de la normativa del sector. Para ello, inspectores del Gobierno de Aragón deben comprobar que las pruebas que pasan los remontes son satisfactorias. Este jueves se han revisado dos telesillas en Formigal con el nuevo sistema y también con el tradicional de los bidones.

A lo largo de las últimas temporadas, se ha ido implantando paulatinamente este innovador sistema francés de la empresa Seirel, que ya se pone en práctica en buena parte de las estaciones europeas. El sistema consiste en dos pruebas que sustituyen y mejoran a las anteriores: prueba de carga y tirado de pinzas.

La primera consiste en simular, mediante una maleta eléctrica, que la silla va en carga (como si fuera el peso de los esquiadores en ella) y realizar las pruebas oportunas de distancia de frenada, de parada por sobre aceleración y de funcionamiento de sistemas de emergencia.

Algo que anteriormente se realizaba con cargas reales con bidones de agua o bloques de hormigón, y en lo que se invertía más de dos días para su comprobación. Ahora, con el sistema de maleta SELECT, se tarda menos de una hora. La maleta alberga un autómata programable y actúa directamente sobre el regulador de velocidad del motor principal y frenos de la instalación, consiguiendo de esta forma simular la carga que antes se realizaba con bidones. En estas pruebas la maleta guarda los datos de la simulación, como, por ejemplo, tiempo de frenada o velocidad de la telesilla.

La segunda prueba se realiza únicamente para los telesillas de pinza fija mediante un sistema automático, que consiste en un cilindro hidráulico que mide la fuerza de sujeción de la pinza al cable. Esta comprobación, se realizaba antes pinza a pinza, arrancando y parando la instalación. Lo que mediante el procedimiento antiguo tardaba dos días en hacerse, ahora, para un telesilla de cien sillas, se realiza en poco más de hora y media.

Otra de las ventajas de este nuevo sistema es que se pueden hacer estas comprobaciones en cualquier época del año, sin hacer falta esperar a fechas de fuera de la temporada de esquí para realizarlas.

El Grupo Aramón trabaja cada año por el desarrollo sostenible en sus centros invernales, así como en nuevos procedimientos que apuestan por el I+D+I, situándose en la vanguardia de las nuevas tecnologías.

Comentarios