Cartas al Director: Manifiesto de apoyo a las convocatorias de movilizaciones en Francia y España

Las organizaciones sindicales españolas CCOO y UGT de Aragón, Navarra, Euskadi y las organizaciones sindicales francesas CGT, CFDT, CFTC Y UNSA de Aquitania, miembros del Consejo Sindical Interregional Pirineos Occidentales Eje Atlántico manifiestan:

Su más absoluto rechazo ante las políticas de recortes sociales y supresión de derechos de los trabajadores y trabajadoras impuestas.

Los Gobiernos francés, español y europeos han defraudado a los ciudadanos y ciudadanas a quienes representan. Los brutales ajustes económicos que se están adoptando como terapias de choque para salir de la crisis económica son injustos socialmente, regresivos laboralmente y equivocados económicamente porque comprometen las posibilidades de crecimiento económico y de creación de empleo.

Es tiempo de que en toda Europa los asalariados se movilicen contra los planes de ajuste que conducen a hacerles pagar las consecuencias de la crisis que ellos no han provocado.

El Gobierno Español ha dado un giro radical en su política económica y social bajo al amparo y excusa de directrices europeas, ahora se orienta de forma clara, en primer lugar, a un severo recorte del gasto público que recae fundamentalmente sobre las espaldas de los trabajadores y trabajadoras y de los pensionistas. En segundo lugar, a una reducción de la inversión pública que frenará el crecimiento económico y la creación de empleo, y que tendrá como principales víctimas a los trabajadores y trabajadoras en paro, y, en tercer lugar, impone una reforma laboral que elimina derechos de los ciudadanos en sus puestos de trabajo.

En Francia, desde el principio del año, las organizaciones sindicales piden a los asalariados y asalariadas reaccionar contra la tentativa del Gobierno de imponer una reforma de las jubilaciones injusta. Las jornadas, manifestaciones y huelgas que han reunido a 2.700.000 asalariados y asalariadas en Francia, de los que 175.000 se movilizaron en Aquitania, han demostrado que la movilización crece.

Las soluciones para salir de esta situación que implica pérdidas masivas de empleos y un aumento de la exclusión y la precariedad, deben pasar por la creación de empleos y el aumento del poder adquisitivo de los asalariados.

Con sus jornadas de acción en Francia el 23 de septiembre, en España y en toda Europa el 29 de septiembre, los asalariados y asalariadas defenderán juntos sus intereses en el marco de la unidad sindical y la solidaridad internacional.

Se invita a que, de forma conjunta, los trabajadores y trabajadoras de Aragón, Navarra, Euskadi y Aquitania respondan en masa a estas llamadas.

Una economía que no crea empleo no sirve a los ciudadanos, y unos gobiernos que actúan contra sus intereses tampoco. No estamos dispuestos a aceptar políticas que se nos presentan como las únicas posibles, basadas en un determinismo falso, y que no son más que opciones del inmovilismo y la resignación.

Hay alternativas. Hay otras opciones y otras políticas. Por ello, las organizaciones CSIR Pirineos Occidentales – Eje Atlántico, CFDT, CFTC CGT, y UNSA de Aquitania y CCOO y UGT de Aragón, Euskadi y Navarra queremos manifestar nuestro apoyo y adhesión a las movilizaciones y huelga general y exigir a los Gobiernos francés y español un cambio de políticas que suponga, en el caso español:

• La retirada de una reforma laboral que:

• No servirá para crear empleo.

• No reducirá la dualidad del mercado laboral.

• Facilita y abarata el despido.

• Refuerza el poder empresarial para modificar unilateralmente las condiciones de trabajo.

• Privatiza la gestión del desempleo.

• Defender la negociación colectiva como marco de protección de las condiciones de trabajo, frente a los intentos de atribuir a las empresas la capacidad de incumplir los acuerdos alcanzados de forma unilateral.

Y en general:

• Garantizar el sistema público de pensiones como eje central de nuestro sistema de protección social.

• Una política que reduzca el déficit público mediante el incremento de los ingresos y no solo mediante la reducción del gasto.

• Una nueva política fiscal, que refuerce la estructura de ingresos del Estado, recuperando impuestos suprimidos y apostando por una mayor recaudación basada en la progresividad fiscal.

Dirigir la acción y los recursos de la administración pública a la creación de empleo y el cambio de modelo económico.

Comentarios