El sociólogo Juan Díez asegura que "la opinión publicada" sobre las Fuerzas Armadas ha mejorado su imagen en la sociedad

La segunda jornada del XVIII Curso Internacional de Defensa se ha centrado en el análisis de los cauces, el impacto y la relación de los medios de comunicación con las Fuerzas Armadas. El catedrático de Sociología de la Universidad Complutense, Juan Díez Nicolás, ha destacado la buena imagen que siguen teniendo las Fuerzas Armadas “junto a la Guardia Civil y las Fuerzas de Seguridad”.

El sociólogo Díez Nicolás lleva realizando encuestas sobre las Fuerzas Armadas desde hace 25 años, prácticamente de forma mensual, y asegura que esa “buena imagen” apenas se ha modificado. Lo que más ha cambiado, a su juicio, es “la opinión publicada”. “Sigue habiendo una especie de tradición en los medios de comunicación de que cualquier cosa mala o negativa que afecta a los militares tiene un eco extraordinario, pero el cambio fundamental es que estos mismos medios reflejan muchas más informaciones positivas que hace unos años”, ha destacado.

Las misiones que el Ejército desarrolla en distintos escenarios internacionales supusieron un punto de inflexión en un doble sentido, según el sociólogo Díez Nicolás. “Una cosa es que se valora, y muy bien, el trabajo que desarrollan en el exterior, pero a la opinión pública no le gusta que las Fuerzas Armadas estén en lugares donde pueda haber bajas”. En este sentido, se ha mostrado convencido de que “no se está explicando bien por qué es necesaria la presencia de tropas españolas en misiones en el exterior, como la de Afganistán. Y esa no es sólo una labor de las Fuerzas Armadas, sino de la política de Defensa que corresponde al Gobierno”.

Por otra parte, el presidente de la Asociación de Periodistas de la Defensa, Manuel de Ramón, ha hablado sobre “Militares y periodistas, una relación compleja”. Entiende Manuel de Ramón que, al menos de partida, esta relación tiene que ser “forzosamente compleja porque los objetivos iniciales de ambas profesiones parecen antagónicos”. El problema, a su juicio, es que el antagonismo entre los objetivos de las fuentes de información (en este caso las Fuerzas Armadas), y los periodistas “produce una sensación de falta de comunicación en dos sentidos: entre los periodistas y las Fuerzas Armadas, y de la institución con la sociedad”.

Otro problema, a su juicio, es que en estos momentos hay “muy pocos periodistas dedicados en exclusiva a la información de Defensa y, al mismo tiempo, y salvo raras excepciones, en las Fuerzas Armadas tampoco hay buenos vendedores de noticias”. A esta situación hay que añadir, según el presidente de la Asociación de Periodistas de la Defensa, la estrategia de comunicación que tiene cada ministro de Defensa, “a la que tienen que subordinarse los cuarteles generales y que no siempre produce políticas informativas activas”.

Por último, Manuel de Ramón ha destacado que “sería muy conveniente que las Fuerzas Armadas incrementasen la presencia de periodistas entre sus filas, al igual que tiene informáticos, psicólogos o ingenieros industriales, porque en la actual sociedad de la información, la imagen es esencial para cualquier institución o empresa”.

En la segunda jornada del curso también ha intervenido el teniente coronel del Departamento de Comunicación del Gabinete del JEME, Manuel Carlos Rodríguez, quien ha explicado “La estructura de comunicación en las Fuerzas Armadas”. Uno de los problemas que ha puesto de manifiesto es que esta estructura, en ocasiones, resulta “rígida y compleja” y dificulta que los mensajes, desde el ámbito militar, lleguen con suficiente rapidez y claridad a la sociedad.

A su juicio, un aspecto clave para que la información sobre las Fuerzas Armadas se acerque más a los ciudadanos radica en una mejora de la conciencia de Defensa, ya que “una mayor implicación de la sociedad civil en estos temas determinaría que los medios de comunicación se harían más eco de las cuestiones relacionadas con la Defensa y la Seguridad, que no sólo tienen relación con las Fuerzas Armadas, sino con otros muchos aspectos”.

A su vez, continúa el teniente coronel Rodríguez, en el ámbito militar “también debería aumentar la conciencia de comunicación, de entender que en el mundo en el que vivimos es esencial que el ciudadano conozca lo que hacemos y para qué empleamos el dinero y el esfuerzo que nos dedica”. De la conexión de esos dos mundos, prosigue, “podríamos llegar a la situación ideal que sería una adecuada percepción por parte del ciudadano de lo que está realizando una institución básica como son las Fuerzas Armadas”.

El responsable de Comunicación del Gabinete del JEME también ha destacado que las Fuerzas Armadas se están adaptando a la nueva realidad comunicativa que ha traído consigo Internet, con el creciente protagonismo de las redes sociales, los blogs o la información que se genera a través de los confidenciales. “Además, cada vez utilizamos más los medios audiovisuales conectados a Internet para lanzar nuestros mensajes y dirigirnos a un público al que de otra forma probablemente no llegaríamos”, ha concluido.

Comentarios