La expedición de Vilalta se queda a las puertas de coronar el Cho-Oyu

Los montañeros aragoneses José Vilalta y Alberto Sanmartín tuvieron que abandonar definitivamente, el intento de ascensión a la cima del Cho-Oyu, de 8201 metros y situado en la cordillera del Himalaya en el Tíbet, región autónoma de la República Popular China, tras las malas condiciones meteorológicas y porque se acababa el tiempo para coger el vuelo de vuelta.

Tal y como explicaba Vilalta antes de partir, el Cho Oyu, es la sexta montaña más alta del mundo, a 20 kilómetros al oeste del Everest y del Lhotse y cerca del Makalu y Shisha Pangma, haciendo frontera entre Nepal y el Tíbet. Es un monte noble que suele presentar problemas de aclimatación, si bien está situado en una zona bastante tranquila de la cordillera.

Las mayores dificultades técnicas, las esperaban encontrar entre los campos 1 y 2 con paredes de hielo que debían superar mediante escalada. Y así fue, debido principalmente a las nieves caídas durante estos días.

Al final la cabeza pudo al corazón. La expedición del montisonense José Vilalta hizo valer el refrán de "más vale una retirada a tiempo que no volver". Tras llevar unos días en el Campo 1, la expedición de Vilalta se disponía a coronar la cima del Cho - Oyu cuando fueron sorprendidos por el mal tiempo, además un pequeño alud había dado un susto a los sherpas tibeanos encargados de abrir camino con las cuerdas de sujeción, y por ello los montañeros decidieron hacer uso de la razón.

Además el tiempo iba en su contra, puesto que en breve caducaban sus visados y apenas les quedaba tiempo para el vuelo de vuelta, por lo que entre unas cosas y otras decidieron dejar la cima para otra ocasión.

Ahora Vilalta y Sanmartín ya se encuentran de vuelta desde Katmandú, y sus familiares y amigos sólo piensan en su llegada, en darles la enhorabuena por haberlo intentado, y en poder disfrutar de sus experiencias.

Comentarios