Aragón no mandará la factura a casa para concienciar del coste de nuestra sanidad

dentista, consulta, médico

El Gobierno de Aragón ha decidido no usar el método de “factura en sombra” para concienciar a la población del elevado coste sanitario que soportan las arcas públicas para una sanidad gratuita. Aragón ha optado por otro método menos directo, el de colgar en su web Salud Informa los costes medios de las intervenciones más frecuentes. Esta tabla estará a disposición de todos los usuarios previsiblemente a finales de octubre.

La idea de que los usuarios de la sanidad pública conozcan el coste de sus intervenciones quirúrgicas o analíticas se definió en el Consejo Interterritorial de Salud el pasado mes de marzo. En él, el Ministerio de Sanidad y los respectivos departamentos de cada Comunidad Autónoma estuvieron de acuerdo en que informar a los usuarios del coste que generan sería útil para concienciar a la población y reducir el gasto. Decidieron entonces aplicarlo, pero hay dos métodos: uno es la llamada factura en sombra y el elegido por Aragón consistirá en crear una tabla que esté a disposición pública con los costes de las pruebas, operaciones, tratamientos o consultas más frecuentes detalladas allí.

La otra opción, la de la factura en sombra, es más directa, y consiste en entregar de forma aleatoria a algunos pacientes una especie de factura donde se especifique el coste del servicio recibido. La Ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ya declaraba que este paso no significa que el siguiente vaya a ser el copago (que el usuario pague de su bolsillo una parte del coste sanitario de su servicio).

La llamada "factura en sombra" se va a implantar en otras comunidades como en Andalucía.

60 euros por consulta

En Aragón todavía no se ha dado información de los costes medios que se estiman, pero en otras comunidades hablan de 1.600 euros para un parto sin complicaciones, y casi el doble, 3.000, para una cesárea sin problemas. Un trasplante cardiaco viene a costar 96.000 euros o una operación de apendicitis 2.500. Una simple consulta de 5 minutos con el médico de cabecera viene a costar a las arcas públicas 60 euros.

Comentarios