Las lluvias y el buen tiempo auguran una buena temporada para las setas

Setas, robellones, micología, oct 09

Ya son cientos los aficionados que, por estas fechas, recorren los muchos bosques y prados de la Ribagorza en búsqueda de setas. Son muchas las clases de setas que se pueden recolectar, tanto en la zona alta como en la baja de la comarca. La masiva afluencia de amantes de estos hongos hace que la Ribagorza, se convierta así, en un enclave turístico importante. Esto ayuda, además, a desestacionalizar el turismo en la zona atrayendo a este tipo de público.

Este año coinciden dos factores clave para que la temporada de setas sea buena. Por un lado, las lluvias caídas en los meses de agosto y septiembre y, por otra parte, el buen tiempo que está haciendo durante estos días.

Además, la comarca de la Ribagorza ofrece una amplia variedad de setas debido a su extensión. De esta forma, en la zona alta se pueden encontrar más ceps, kilómetros abajo, son más comunes el huevo de rey. Junto a ellas, también el conocido robellón que se haya presente en gran parte de los bosques de pinos de la comarca.

Quienes deseen buscar un tipo específico de seta deben saber que, cada uno de estos hongos, está vinculado a un árbol o planta y no crecerán alejados de ellos. También se debe tener en cuenta la edad del bosque ya que, por ejemplo, en los que son muy viejos, es difícil encontrar setas.

En cuanto a los elementos necesarios para su recogida, se hace de vital importancia llevar una navaja y una cesta de mimbre. La navaja nos servirá para cortar los tallos de las setas aunque, en algunos casos, como por ejemplo en el ceps, es mejor arrancarlas ya que el tallo es muy largo y comestible. En cuanto a la cesta, es recomendable utilizarla para que, las setas que hayamos recogido, puedan “respirar”, algo que no sucede si se llevan en una bolsa de plástico.

Comentarios