La “despierta” acompaña las alboradas de los domingos de octubre en Graus

Este mes de octubre, vuelven a sonar, un año más, los cantos de la despierta del Rosario de la Aurora en las madrugadas grausinas. Acompañados por una campanilla y por un “farolé” de dos velas, alrededor de una treintena de personas recorren, durante la despierta, los cuatro puntos cardinales de Graus para avisar a la gente de que el Rosario de la Aurora va a dar comienzo. Tras la despierta, se reza el Rosario y se realiza la procesión con la Virgen.

Estos actos se suceden, tanto los domingos del mes de octubre, ya que el día 7 es el de la Virgen del Rosario, como el día del Pilar y de Todos los Santos. A las 05:00 de la madruga se reúnen para comenzar la despierta en la que se entonan diferentes cantos con letras muy variadas que van, desde las que honran a Santo Domingo, ya que fueron los dominicos quienes crearon la cofradía, a las que hablan de los ángeles del cielo. Junto a las cuartetas, estribillos que se repiten a lo largo del recorrido. Los únicos días en los que los cantos son diferentes son el 12 de octubre y el 1 de noviembre, en los que las letras se dedican a la Virgen del Pilar y a los difuntos.

A las 07:30, y tras haber finalizado con la despierta, da comienzo el Rosario de la Aurora, en el que los fieles, con la Virgen en una peana, recorren, cada día, un camino diferente dentro del municipio. Tras este acto, se realiza la misa. A las 30 personas, aproximadamente, que van a la despierta, se les unen, en el Rosario, casi un centenar.

Se tienen datos de que, esta cofradía, ya existía antes de 1846 pero que, por causas de la II Guerra Carlistas, se decidió esconder todos los documentos que, a día de hoy siguen sin aparecer. Actualmente, pese a reunirse como cofradía, no poseen ningún tipo de estatutos y fue en el año 2003 cuando pudieron entrar a formar parte las mujeres.

Comentarios