ANPE critica la poca partida presupuestaria para la educación

El sindicato de profesores ANPE considera que la gravedad de la situación económica necesita emprender cambios que afectan no sólo a los parámetros económicos sino a la sociedad misma y también al sistema educativo. ANPE ha defendido siempre que la educación es la mejor apuesta para salir de la crisis pero, aunque aseguran que han escuchado esta afirmación muchas veces en boca de los políticos, las palabras nunca se corresponden con los hechos. Concluyen que la inversión en educación sigue sin ser prioritaria, como se comprueba en el proyecto de presupuestos actual.

Aseguran que el gasto destinado a política educativa disminuye en 2011 en un 8’1% de media con respecto a 2010, en un país en el cual el porcentaje de PIB destinado a educación ha estado siempre por debajo de la media de la OCDE. ANPE considera necesario advertir a la sociedad de los efectos de este recorte presupuestario en educación:

Afectará al desarrollo de todos los programas educativos de apoyo, refuerzo y recuperación de los alumnos, mientras las cifras de fracaso y abandono escolar se mantienen como las más altas de Europa.

Paralizará el necesario impulso a la formación profesional que debería ser una enseñanza de interés prioritario. El recorte mantendrá desatendidos a muchos jóvenes que deberían encontrar en una oferta diversificada de programas de cualificación profesional la respuesta a sus necesidades.

Disminuirá los programas de aprendizaje de lenguas extranjeras.

Disminuirá el número de profesores, pese al aumento el número de alumnos matriculados, es decir, habrá menos profesores y más alumnos en las clases. Esta reducción del número de profesores está afectando ya a todas las enseñanzas, pero de una manera drástica a los interinos, los más castigados por estos recortes, y a los profesores de formación profesional.

Reducirá los programas de formación permanente del profesorado.

Anulará todas las medidas de apoyo al profesorado contenidas en la LOE, que por otra parte ya permanecían sin desarrollar. A cambio, se ha bajado el sueldo de los profesores y se han congelado las pensiones. Los próximos presupuestos generales deparan a los docentes una congelación del sueldo, que no es sino una nueva bajada encubierta ante el aumento del IPC.

Originarán retrasos o paralización en las construcciones escolares y en el mantenimiento de los centros.

Como solución, ANPE apela a la responsabilidad de los políticos para que en el periodo de negociación de los presupuestos prioricen la educación como la mejor política social que cualquier gobierno puede desarrollar.

Comentarios