Circo contemporáneo que apela a los sentidos

El circo ha llegado a Huesca, pero un circo diferente. Cinco personajes en una pequeña carpa que permite sentir la fuerza del espectáculo. Tres personas, un contrabajo y un caballo que realiza acrobacias a dos metros del público. La compañía Baro d’evel ha recibido el Premio Nacional de Circo en Cataluña y llega a Huesca con una propuesta de acrobacias, música, recitales y silencios que supone una de las actuaciones fuertes del festival Periferias.

Baro d’evel es una compañía catalano-francesa que forma parte del proyecto de cooperación transfronteriza Ciudades 3.0. Tras actuar en Olot yTournelille entre otras ciudades, llega a Huesca para presentar su concepción de circo. El público entra a la carpa por un pasaje sensorial que invita al espectador a entrar desprovisto de su mundo exterior, entra al círculo y suena el contrabajo. Un recorrido sonoro y sensorial.

Precisamente el titulo del espectáculo “Le sort du dedans” viene del hechizo del mundo interior. Por eso, la función se realiza en una pequeña carpa con un aforo de 250 personas en la que cualquier suspiro del público forma parte de la obra. Hay cinco personajes, entre los que se cuentan el contrabajo y el caballo, como uno más.

“Le sort du dedans” es como tener el circo en un espacio íntimo de tu casa. No es un espectáculo intelectual, sino más bien orgánico y sensorial.

Se programaban tres representaciones del espectáculo, el viernes a las diez y media de la noche, el sábado a las siete de la tarde y el domingo a la misma hora en la carpa que se ha montado tras el Palacio de Congresos de Huesca, en el recinto ferial. Después de Huesca vuelven a Francia y celebrarán sus 100 representaciones en Barcelona, el 12 de diciembre. El espectáculo se recomienda a partir de 7 años.

Comentarios