Silencio, incredulidad y duelo presiden el luto por las tres víctimas de Sabiñánigo

Consternación y dolor son las palabras que mejor definen el estado de ánimo con el que este lunes se ha despertado la ciudad de Sabiñánigo, tras la muerte en accidente de tráfico de Pilar Domínguez, profesora del Instituto San Alberto Magno y sus dos hijas pequeñas, después de que el automóvil en el que viajaban se precipitara al cauce del río Gállego en Oliván, en el término municipal de Biescas. Se han decretado dos días de luto oficial y las banderas ya ondean a media asta en señal de duelo. El funeral se celebrará este martes a las siete de la tarde en la iglesia de Cristo Rey de la ciudad serrablesa.

El alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, ha destacado que “todo el pueblo de Sabiñánigo está sobrecogido por este suceso, que ha destruido a una familia que llevaba muchos años asentada en la ciudad serrablesa. De hecho, sus dos hijas habían nacido aquí y todos ellos estaban plenamente arraigados en la localidad”.

El Pleno Extraordinario que esta tarde, a las ocho, se va a celebrar en el Ayuntamiento de Sabiñánigo servirá para formalizar las medidas adoptadas este domingo por la tarde por la Junta de Portavoces donde todos los grupos políticos por unanimidad decidieron decretar dos días de luto oficial. Además, el alcalde, Jesús Lasierra, ha anunciado la suspensión de todos los actos oficiales previstos para el lunes y el martes de esta semana. Asimismo, las banderas ya ondean a media asta en señal de duelo.

Pilar Domínguez, de 42 años, trabajaba actualmente como profesora de Literatura en el IES San Alberto Magno de Sabiñánigo donde era muy querida tanto por sus compañeros docentes como por el alumnado.

Desde el centro, está previsto realizar este martes un acto de recuerdo a la profesora fallecida. Antes del recreo, se paralizarán las clases, se procederá a la lectura de un comunicado redactado por la Jefatura de Estudios y se guardará un minuto de silencio en señal de duelo. Con estas actividades, desde el Instituto se quiere concienciar a los estudiantes de “la fragilidad de la vida”, han señalado fuentes de la jefatura de estudios.

Por otra parte, la comunidad educativa del colegio público Montecorona donde estudiaban las dos niñas fallecidas, de 7 y 9 años, está totalmente conmocionada por este trágico suceso.

En el puente de Oliván donde ocurrieron los hechos, se ha habilitado una valla provisional en el lugar donde impactó el vehículo y se ha colocado un ramo de flores en recuerdo de las víctimas.

Comentarios