Concluyen los primeros cursos en el Rocódromo de Monzón

El pasado fin de semana, el Rocódromo de Monzón ponía fin al primer ciclo de cursos organizados por el Club Montisonense de Montaña, en colaboración con el Patronato Municipal de Deportes, a celebrar en la instalación de los Olímpicos. El último de los primeros 7 cursos llevados a cabo era de rescate vertical y auto rescate.

Cabe recordar que la instalación se inauguraba el pasado mes de Diciembre, y a lo largo de este 2010 se sucedían en la misma, cursos de iniciación y perfeccionamiento de escalada, técnicas y maniobras en descensos de barrancos, escalada clásica, y este último de rescate.

Adrián Uclés se encargaba de impartir el último curso, asegurando que por su oficio, bombero profesional, es su obligación conocer las técnicas y maniobras de rescate en cualquier intervención, y como aficionado a la montaña y deportes de aventura, no solo hay que saber escalar o descender un barranco, sino que también hay que dedicar parte del tiempo a conocer técnicas para solucionar problemas que puedan surgir haciendo la actividad, porque es el deportista quien tiene que realizar los primeros auxilios y maniobras de rescate hasta que llegan los grupos profesionales.

Uclés insistía en que en la montaña hay que ser autónomos y saber depender de uno mismo. No se puede esperar siempre que se nos vaya a rescatar, ya que hoy en día son muchos los que hacen actividades de montaña y surgen muchos problemas que con unos mínimos conocimientos se solucionarían parte de avisos innecesarios.

 

El contenido del curso se dividía en la explicación del equipo y material mínimo que hay que llevar para poder actuar de forma que si se tiene que intervenir el material esté a mano y se sepa utilizarlo, y posteriormente, una salida a Valcheladas, en las inmediaciones del Pueyo de Barbastro, para hacer montaje de reuniones artificiales y el izado de un compañero herido desde una reunión precaria, el descenso de un accidentado de una pared, y sistemas de rapel con personas inconscientes.

Ya el domingo se ponían en práctica maniobras de auto rescate, tanto ascendiendo por cuerda fija, como en rapel. En la pared del rocódromo se monto una reunión intermedia, y se hicieron métodos de ayuda a un segundo de cordada bloqueado en un paso difícil, o como transferir cargas en caso de ir escalando tu compañero de segundo y tener un accidente, o al revés, estar en la reunión y quien lo tiene es el que va primero.

Para acabar, se montaban instalaciones como tirolinas, pasabloc, o pasamanos.

Comentarios