“Ecologistas” visitan las máquinas que impiden el retranqueo de la valla de Bastarás

Ecologistas en Acción realizó este lunes un acto simbólico en el monte público de Bastarás para denunciar que la empresa propietaria del coto está impidiendo al Gobierno de Aragón recuperar la parte de monte público que ocupa ilegalmente el coto. A mediados de septiembre los trabajadores del Gobierno de Aragón que debían derribar parte del vallado para colocarlo por su trazado legal están paradas. La razón, las tres entradas al vallado que han intentado se han visto impedidas por maquinaria de la empresa. El asunto vuelve a estar en el juzgado para conseguir de nuevo un permiso para retirar el vallado.

Las obras promovidas subsidiariamente por el Gobierno de Aragón llevan paradas desde el 14 de septiembre.

Seis activistas de Ecologistas en Acción accedieron al monte público “Las Foces de Rodellar”, para encaramarse a la maquinaria de la empresa FIMBAS, S.A. que impide la entrada de los operarios del Gobierno de Aragón que pretenden ejecutar el retranqueo del vallado.  Los activistas desplegaron dos pancartas, donde se podía leer  “Contra la destrucción del patrimonio natural y cultural, FIMBAS fuera del monte público y Gobierno de Aragón actúa YA”.

Ecologistas en Acción apuntan que la responsabilidad principal de la actual situación recae, sin duda, sobre la empresa, que “con unos responsables de gran poder económico y político, se sienten seguros y no tienen reparos, entre otras sonadas irregularidades, de adueñarse de propiedades y servidumbres públicas y que dando una nueva vuelta de tuerca a la situación ha colocado dos camiones y una excavadora para impedir el acceso de los operarios del Gobierno de Aragón al monte público.”

Aún reconociendo esta realidad y la complejidad, sobre todo jurídica, que conlleva combatir las actuaciones de la empresa, Ecologistas en Acción, quiere denunciar de nuevo la actitud pasiva de las administraciones competentes.

Ecologistas en Acción ha demandado actuaciones urgentes por este tema al Delegado del Gobierno en Aragón y aseguran que debería dar explicaciones sobre su inoperatividad. Añaden que los agentes de la Guardia Civil que accedieron a la zona por requerimiento del Servicio Provincial de Medio Ambiente, no dieron la orden de retirada de la maquinaria de la empresa, a pesar de que era una actuación ejecutada subsidiariamente por una administración pública, en un monte público de su propiedad, y actuando de oficio por una resolución del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo.

Por otro lado, Ecologistas en Acción considera que la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón debería reconocer que si en lugar de construir una nueva pista forestal de gran impacto ambiental y, dadas las circunstancias, totalmente inútil para su cometido, hubiera procedido a cumplir el mandato judicial por el que obligaba a la empresa a permitir la entrada de los operarios por la zona norte de la finca, a pesar de la complejidad técnica, las obras ya estarían en marcha, dándose una situación muy diferente.

Comentarios