“El fallecimiento de Pilar y de sus dos hijas nos hace pensar en lo frágil que es la vida”

Con la iglesia de Cristo Rey de Sabiñánigo llena de gente y fuera de la misma con una gran presencia de público, se han celebrado los funerales por la profesora del Instituto San Alberto Magno, Pilar Domínguez y sus dos hijas pequeñas, de 7 y 9 años, fallecidas el domingo en accidente de circulación al precipitarse al cauce del río Gállego en Oliván, en el término municipal de Biescas, el vehículo que conducía la madre.

En el acto religioso, que ha oficiado un sacerdote valenciano, primo hermano del viudo y padre de las niñas, han estado presentes la Consejera de Educación del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto y el alcalde serrablés, Jesús Lasierra, junto a otras autoridades locales y comarcales, así como, alumnos y compañeros de la comunidad educativa de los centros de Sabiñánigo.

En la iglesia, junto a numerosos ramos de flores, han sido colocadas las urnas, una de madera y dos de cerámica que contenían las cenizas de las fallecidas. En el funeral ha participado el cura párroco, Fernando Jordán, así como el vicario de la Diócesis y los sacerdotes de Sabiñánigo. Han querido arropar a los familiares el colectivo de farmacéuticos de Jaca y comarca del Alto Gállego, ya que el viudo regenta una farmacia en la localidad serrablesa.

Pilar Domínguez, de 42 años, trabajaba actualmente como profesora de Literatura en el IES San Alberto Magno de Sabiñánigo, aunque también había ejercido en el IES Biello Aragón de la ciudad serrablesa y otros centros de secundaria de la provincia.

En el IES San Alberto Magno se ha llevado a cabo en la mañana del martes un acto de recuerdo a la profesora fallecida. Antes del recreo, se paralizaban las clases, se daba la lectura a un comunicado redactado por la Jefatura de Estudios y se guardaba un minuto de silencio en señal de duelo. Con estas actividades, desde el Instituto se ha querido concienciar a los estudiantes de “la fragilidad de la vida”, han indicado desde el profesorado. El escrito que ha sido leído ha sido:

"A veces suceden cosas que no nos podemos explicar. ¿Cómo es posible que una madre y dos hijas fallezcan de repente? ¿Cómo es posible que un padre pierda a su familia en un instante?

Pero en los momentos de dolor es cuando nos tenemos que agarrar a los buenos recuerdos que tenemos de las personas que ya no están entre nosotros. A los ratos en que estuvimos conversando. A los recuerdos de una actividad extraescolar o tutorial. Al tiempo que hemos pasado juntos."

De Pilar recordaremos siempre su sonrisa, su carácter abierto y sus ganas de ayudar. Las veces que nos tomamos un café juntos en la cafetería. Cuando coincidimos con ella en una excursión o en una fiesta de Navidad.

El fallecimiento de Pilar y de sus dos hijas nos hace pensar en lo frágil que es la vida, pero también en lo valiosa que es. Por eso nos asombramos cuando vemos a gente que la desperdicia tontamente. Que no la vive con ganas o que, sencillamente, deja pasar el tiempo.

Que sea ésta la última lección de nuestra profesora. La vida merece ser vivida en toda su plenitud y vosotros los estudiantes, los jóvenes, que tenéis muchos años por delante, usadla bien, aprovechadla, preparaos y disfrutadla. No hay nada más hermoso.

Por su parte, la comunidad educativa del colegio público Montecorona donde estudiaban las dos niñas fallecidas, de 7 y 9 años, en algunas clases han guardado un minuto de silencio y otros alumnos han realizado dibujos con lo que les gustaba más a sus compañeras.

Comentarios