Los emprendedores de la Ribagorza comparten su experiencia con los grausinos

El Centro de Emprendedores de Graus comenzaba con su actividad, este martes, con una mesa redonda en la que, cuatro jóvenes empresarios de la zona explicaban los inicios, las proyecciones de futuro y la experiencia de emprender, tanto en la Ribagorza, como fuera de ella.

Los emprendedores dieron a conocer algunos aspectos importantes a la hora de lanzarse a la aventura de crear una empresa, por ejemplo, las más repetidas fueron conocer lo mejor posible el sector y a la competencia y trabajar muy duro y no rendirse, teniendo muy presente, desde el principio, que se puede fracasar, por lo que es de vital importancia estar preparados, mental y económicamente para ello.

Coincidían, además, en que es fundamental no tirar la toalla e innovar y buscar, continuamente, nuevos caminos, para diferenciarse del resto de las empresas. También se hablaba, en esta mesa redonda, de que, cada vez menos, el lugar geográfico en el que está situada la empresa tiene menos importancia, ya que las nuevas tecnologías permiten asentarse en cualquier lugar. Remarcaban, además, la importancia de estar siempre disponible para el cliente, esté donde esté, por lo que las sedes fijas, cada vez cobran menos importancia.

Respecto a los clientes también, se resaltaba la idea de que es necesario conocer muy bien al público al que uno se dirige, a la vez que siempre se ha de conocer la labor que desempeña cada una de las personas que trabajan para la empresa. Respecto a este punto, coincidían en que, como en el momento de crear el negocio, tuvieron que desempeñar todas las funciones, actualmente, conocen cómo debe trabajar cada uno de los empleados.

Se habló también del papel que las administraciones públicas juegan. Estos jóvenes empresarios llegaban a la conclusión de que son más válidas las ayudas con las tramitaciones o con la información que las aportaciones económicas que puedan realizar a través de subvenciones. Sí que reclamaban que tienen que ser estas instituciones las que les ayuden a convertirse en empresas más competentes y darles un cierto protagonismo ya que, a fin de cuentas, contratan a gente de la zona y gastan sus ingresos en el territorio.

Cuando, tras la exposición de cada uno de los casos, se les preguntó por si, en alguna ocasión, habían pensado dejar su negocio o se habían arrepentido de crear su empresa, todos, rotundamente, dijeron que no y animaron, a todos los presentes, entre ellos, jóvenes de la comarca que se están lanzando a la aventura de emprender, a que apostasen por montar un negocio para, así, “poder ser dueño de su vida”.

Comentarios