La voluntad de los Obispos contrasta con la Ley de Patrimonio de la Generalitat de Cataluña

Los Obispados de Barbastro-Monzón y de Lérida acordaban trabajar conjuntamente para salvar los obstáculos que impiden la devolución de 112 obras de arte sacro que se encuentran en depósito en el Museo Diocesano de Lérida y que son propiedad de las parroquias de la diócesis altoaragonesa, según los reiterados decretos de la Santa Sede.

Así lo afirmaba el Obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, después de la reunión que mantuvieron ambos obispos en la Nunciatura en Madrid, “las dos diócesis nos hemos comprometido a trabajar seriamente para remover los obstáculos judiciales o del tipo que sean, que hay o que se presenten, que impiden la devolución de las piezas".

Alfonso Milián se mostraba muy satisfecho del encuentro mantenido en la Nunciatura puesto que el Obispo de Lérida, Joan Piris, reconoce que Barbastro-Monzón es la propietaria de las piezas y se aparta del proceso civil.

Milián explicaba que a partir de ahora los dos obispados van a trabajar conjuntamente para salvar los obstáculos y no ha desvelado los pasos que van a seguir, al mismo tiempo que recordaba que este asunto pertenece exclusivamente a la Iglesia y vuelve al seno de la Iglesia y destacaba que uno de los mayores inconvenientes para la devolución es la posición de la Consejería de Cultura de la Generalitat de Cataluña.

El obispo de Barbastro-Monzón insistía que su postura sigue siendo la misma, “que se cumpla la justicia", en alusión a las sentencias de los tribunales vaticanos y civiles que reconocen la propiedad aragonesa de las piezas, y añadía que “no quita que dialogue, facilite y permita que se realicen exposiciones de esas obras en Lérida, Barcelona, Madrid o Sevilla, porque el arte es algo que todos tienen derecho a disfrutar".

Tras destacar que el acuerdo alcanzado con Piris abre "una nueva posición" para facilitar el proceso de devolución, ha afirmado que "si por la Iglesia fuera, esto estaría solucionado ya y eso quedó claro ayer" en la reunión con el Nuncio.

LÉRIDA REITERA QUE ACEPTA LOS DECRETOS DE LA SANTA SEDE Y ANUNCIA QUE SE APARTA DEL PROCESO CIVIL

La Diócesis de Lérida aceptaba las sentencias del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica de 28 de abril de 2007, anunciaba que se aparta del proceso civil y reconocía el acuerdo de 30 de junio de 2008, que nunca se cumplió, suscrito por el entonces Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, el Obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, y el Nuncio en España, Manuel Monteiro. El Obispado de Lérida recordaba que quiere devolver las obras de arte sacro y manifiestaba que la Generalitat de Cataluña impedía la devolución.

De esta manera, renunciaba tanto a la vía civil como a la religiosa en el litigio por las 112 obras de arte originalmente pertenecientes a parroquias que dependían del Obispado de Lérida, y que ahora están bajo jurisdicción de Barbastro-Monzón.

El Obispado Ilerdense explicaba su posición en un comunicado después de la reunión que mantuvieron en la Nunciatura todas las partes implicadas para llegar a un pacto eclesiástico sobre los bienes que se encuentran en depósito en el Museo Diocesano de Lérida.

La diócesis de Lérida recordaba que el obispo solicitaba a la Generalitat de Cataluña, bajo cuya autoridad, custodia y exposición se encuentran los bienes, "devolver las obras a sus legítimos propietarios, si lo reclaman, es decir, a la Diócesis de Barbastro" pero le fue negada la petición.

El Obispado de Lérida ya manifestó en septiembre que asumía y acataba la sentencia del Juzgado número 4 de Lérida que desestimaba la demanda civil de la Asociación de Amigos del Museo de Lérida contra ambos obispados para determinar la propiedad del arte sacro, y que la asociación ha recurrido.

LA DIÓCESIS DE LÉRIDA SOLICITA AUTORIZACIÓN PARA ENTREGAR LOS BIENES

El Obispado de Lérida solicitaba al Juzgado de Instrucción número 4 de la ciudad que le autorice, aunque sea de "forma preventiva", a entregar las obras en litigio del Museo Diocesano de Lérida al Obispado de Barbastro- Monzón, después de que la Generalitat, que preside el consorcio del museo, lo impidiera en septiembre de 2009.

La petición del Obispado llega cuando está en trámite el proceso civil presentado por la Asociación de Amigos del Museo Diocesano de Lérida contra sendos obispados para determinar la propiedad del arte sacro. El juez desestimó la demanda de la entidad en una primera sentencia, que la asociación ha recurrido.

Comentarios