La tasa de paro en el tercer trimestre del año se sitúa en el 10,9% en Huesca

Empleo, jóvenes

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística, correspondientes al tercer trimestre de 2010, muestran una tendencia a la estabilización del empleo en Aragón, lo que unido a la caída de la población activa ha permitido cierto alivio en la tasa de paro. La tasa de paro en Huesca en el tercer trimestre de 2010 se situaba en el 10,9%. En cuanto a Zaragoza y Teruel, se situó en el 14,1% en ambas.

El número de ocupados en Aragón en el tercer trimestre de 2010 era de 553.000 personas, ochocientas menos que el trimestre pasado. Por su parte, la población activa ascendió a 640.100 personas, lo que supuso una reducción de 5.300 activos respecto al trimestre anterior. De esta forma, la disminución de la población activa más que compensó la destrucción de empleo, por lo que el número de parados se redujo en 4.400 personas respecto al segundo trimestre, hasta quedar en 87.200 desempleados. Ello situó la tasa de paro en el 13,6% de la población activa, encadenando dos trimestres consecutivos de disminuciones desde el máximo del 15,2% alcanzado en el primer cuarto de 2010.

En el panorama autonómico, Aragón era, en el tercer trimestre, la cuarta Comunidad Autónoma con menor tasa de paro, por detrás de País Vasco (10,0%), Cantabria (12,2%) y Navarra (12,5%). En el extremo opuesto aparecen Andalucía (28,6%) y Canarias (28,7%).

En ese mismo periodo, la comunidad fue la tercera con menor tasa de paro femenina, por detrás de País Vasco y Cantabria, mientras que en el caso de los hombres ocupaba la sexta posición en el mismo ranking autonómico.

En relación con el mismo período del año anterior, en el tercer trimestre de 2010 había en Aragón 28.100 ocupados menos, equivalentes a una caída del empleo del 4,8% en tasa anual. La población activa se redujo un 3,1% lo que supone una disminución de 20.300 personas, reflejando las desfavorables expectativas de encontrar un empleo que no incentivan el incorporarse al mercado laboral.

Consecuentemente, el aumento en el número de parados se limitó a 7.800 personas en un año, hasta quedar situado como ya se ha dicho en 87.200 desempleados.

Atendiendo al género, en el tercer trimestre de 2010 se observa un comportamiento muy similar entre ambos sexos si atendemos a la variación anual, con tasas prácticamente idénticas tanto para la caída de población activa (-3,1% para los hombres y -3,0% para las mujeres) como para la disminución de la ocupación (-4.9% y -4,8% respectivamente).

Sin embargo, por comparación con el trimestre precedente surgen algunas diferencias entre sexos. En el caso de los hombres, la disminución de activos en el tercer trimestre (2.900 hombres menos) no compensaba la caída de los ocupados (3.800 empleados menos), de forma que el número de parados aumentaba en 900 hombres y la tasa de paro masculina quedaba en el 13,3%, tres décimas por encima del registro del trimestre anterior.

Entre las mujeres, sin embargo, el empleo en el tercer trimestre aumentaba en 3.000 personas respecto al trimestre anterior, lo que unido a una caída de las activas de 2.400 mujeres condujo a una reducción de 5.300 en el número de paradas, llevando su tasa de paro al 14,0%, casi dos puntos por debajo de lo observado en el segundo trimestre.

Comentarios