La campaña de Amnistía Internacional contra la pena de muerte llega a Jaca

El grupo local de Huesca de Amnistía Internacional saldrá a la calle en Jaca este sábado, día 6 de noviembre, a las 19 horas en la calle Mayor. Se van a recoger firmas que se entregarán al embajador de EEUU en España, pidiendo que su país vote a favor de la moratoria a las ejecuciones que propondrá Naciones Unidas el próximo mes de diciembre. Asimismo se informará a la ciudadanía sobre el caso de Samar Saed Abdullah, mujer iraquí condenada a muerte desde 2005, cuyo caso está siguiendo el grupo de Huesca.

Con motivo de la celebración el pasado 10 de octubre del Día Mundial contra la Pena de Muerte, Amnistía Internacional ha instado a Estados Unidos, único país que llevó a cabo ejecuciones en América en 2009, a dejar de utilizar esta pena cruel e inhumana. Más de 1.200 hombres y mujeres han muerto ejecutados en Estados Unidos desde que se reanudaron las ejecuciones en el país en 1977 tras un decenio sin llevar a cabo ninguna. Tres jurisdicciones –Texas, Virginia y Oklahoma– son responsables de más de la mitad de las ejecuciones del país, es decir, que existe una polarización geográfica en gran escala.

Desde 1976 han sido puestos en libertad en todo Estados Unidos más de 130 condenados a muerte por haberse determinado su inocencia, nueve de ellos sólo en 2009. Otros han sido ejecutados pese a existir serias dudas sobre su culpabilidad. No hay pruebas de que la pena de muerte sea más eficaz que el encarcelamiento para disuadir de cometer delitos violentos, afirma Aministía Internacional.

En Texas, se han ejecutado a más de 460 personas desde que la pena de muerte se reimplantó en Estados Unidos. Por esa razón, ha sido el Estado elegido por la sección española de Amnistía Internacional para centrar su nueva ciberacción con el objetivo de que la elimine de su legislación. Cualquier ciudadano que lo desee puede sumarse a esta acción en www.actuaconminstia.org

Amnistía Internacional ha presentado el Informe “La pena de muerte en el mundo: entre la arbitrariedad, la crueldad y el uso político” para mostrar la realidad de este castigo. En la actualidad, hay 139 países paises abolicionistas en la ley o en la práctica en todo el mundo. Sólo una minoría de los países retencionistas (58) sigue ejecutando. En 2009 se supo de ejecuciones en 18 países, según datos de Amnistía Internacional, aunque la cifra de países en los que se impusieron sentencias a muerte asciende a 56.

En el continente europeo sólo Bielorrusia continua ejecutando (lo ha vuelto a hacer en 2010), y en el americano sólo Estados Unidos ejecutó en 2009. Muy pocos países ejecutan en el África subsahariana (en 2009 sólo lo hicieron Botsuana y Sudán). En China, el país del mundo donde se llevan a cabo más ejecuciones, aunque no es posible conocer la cifra real, se ha anunciado una reforma que suprimiría 13 de los 68 delitos punibles con la muerte. Sin embargo Amnistía Internacional teme que la reforma, de llevarse a cabo, apenas afecte al número de ejecuciones, ya que parece que se limita a suprimir delitos por los que rara vez se ha pedido la pena capital en los últimos años.

Pese a ello, más de 17 mil personas seguían condenadas a muerte a finales de 2009. Amnistía Internacional tuvo noticia de al menos 714 ejecuciones durante el año 2009, produciéndose la inmensa mayoría en Irán, Irak, Arabia Saudí y Estados Unidos. Sin embargo, este total no incluye las miles de ejecuciones que presumiblemente se consumaron en China. Hoy en Irán se sigue ejecutando a menores y se sigue condenando a mujeres y hombres a morir lapidados. Un ciudadano español, Pablo Ibar, sigue en un corredor de la muerte de Estados Unidos, a la espera de que el tribunal supremo de Florida acepte la repetición del juicio en el que fue condenado.

Comentarios