Paisajes Privados llega a Monzón

La Casa de la Cultura de Monzón acoge en noviembre la muestra itinerante de la Diputación de Huesca denominada Paisajes Privados. En el año 2006 un grupo de 20 personas, procedentes de diversos puntos geográficos y de las más diversas disciplinas y oficios artísticos, se reunieron para llevar a cabo un intercambio de su trabajo de manera altruista y con el único fin de provocar un intercambio de sus experiencias profesionales. Fruto de esta reunión nacía el proyecto “Paisajes privados” que se ha materializado en la realización de un conjunto de 22 libros-objeto que, veintiuno de los cuales están destinados al intercambio entre los participantes-creadores y el que resta, el número veintidós, ha sido cedido a la Diputación de Huesca, con el deseo último de hacer público lo que nació privado.

Entre los artistas participantes se encuentran diseñadores, pintores, escultores, músicos, fotógrafos, videocreadores e incluso un paisajista, un encuadernador y un gestor cultural (que contribuye en el proyecto con la elaboración de una serie de textos para el catálogo).

El resultado es un proyecto común que nos habla de la trasversalidad en las artes plásticas y visuales, pero también de la que puede llegar a producirse entre los propios participantes, del aprendizaje que se ocasiona como fruto de experiencias compartidas, en un momento social en el que la competitividad mal entendida dificulta a todos los niveles fomentar estos valores.

Los libros-objeto que forman parte de este proyecto no tienen una unidad técnica, ni plástica, ni estética, porque cada participante se expresa con su propio medio, el que él ha elegido, que es en definitiva su manera de relacionarse con el mundo. Tampoco tienen una unidad narrativa más allá que la que se ha planteado: el tema de los “Paisajes privados”, en el que la palabra ”paisaje” se entiende como lugar mientras que la palabra “privado” se refiere a lo que por íntimo conciben cada una de las personas que lo animan. No cuentan ni ilustran una misma historia, a no ser la que deriva de las experiencias compartidas durante su realización.

Cuando la Diputación de Huesca se interesa por el proyecto los libros-objeto ya son una realidad, así que decidimos entender la presente exposición como una continuación del proceso, como parte del mismo, y transformamos el espacio expositivo en el contenedor número veintitrés, donde se recogen los trabajos de los participantes, algunos elaborados para la ocasión.

Comentarios