Nuevo golpe contra el tráfico de drogas en Huesca

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría Provincial de Huesca, detenían a seis personas, dos mujeres de origen brasileño y cuatro españoles, por la comisión de los presuntos delitos de tráfico de drogas y falsificación documental. Las detenciones están enmarcadas en una operación policial especial antidroga que se viene desarrollando desde hace varios meses por agentes de la Comisaría Provincial, contra una red de estructura dispersa destinada a la distribución de cocaína en la ciudad de Huesca.

Fruto de esta operación policial se ha logrado la detención de un total de 15 personas, la aprensión de 100 gramos de cocaína, documentación falsificada, 900 gramos de sustancia de corte destinada a la adulteración de sustancias estupefacientes, 3000 euros, diversas dosis de marihuana y hachís preparadas para su venta. También se intervinieron herramientas material y maquinaria de taller robada, y valoradas en más de cuatro mil euros.

La investigación se inició hace varios meses, cuando los agentes de la Comisaría provincial de Huesca detectaron que E.G. N. de 45 años de edad y natural de Huesca, se dedicaba a la adquisición, venta y distribución de cocaína en la ciudad de Huesca.

A consecuencia de la investigación realizada se logró la plena identificación de una serie de individuos que participaban en connivencia con el investigado en los hechos delictivos. Las relaciones con estas personas para delinquir eran de diversa consideración. En unos casos se trataba de relaciones personales en el que los afines se prestaban a la realización de diversas acciones irrenunciablemente necesarias para la ejecución del delito, tales como la ocultación de droga o dinero, encargos de venta al por menor a consumidores finales…

Otro grupo de personas entre los acólitos del principal investigado, se dedicaban a la adquisición de cocaína en otras ciudades para su beneficio propio y el del principal investigado.

Un tercer grupo de personas detenidas en la presente operación realizaban labores de servidumbre de los líderes del grupo, realizando ventas al por menor de dosis de sustancia estupefaciente y comunicando a consumidores de locales de ocio nocturno el momento o el lugar propicios para la facilitación de sustancia estupefaciente.

Las personas detenidas en la presente operación policial constituían un grupo con una finalidad clara la obtención de beneficios de la distribución de cocaína, y una organización dispersa, con papeles cambiantes en cada uno de los detenidos, y unos líderes significativos pero al que no obedecían los integrantes del grupo con un mando piramidal, sino de forma aleatoria. Dentro de la investigación por tráfico de estupefacientes, se pudo comprobar que las personas investigadas se dedicaban al a realización de actividades delincuenciales paralelas. Parte de la distribución de la droga se realizaba en le entorno de la prostitución de esta ciudad, llevando la investigación a la detención de una mujer de origen brasileño con documentación falsificada de su país. El dinero negro obtenido de la prostitución y de la venta de dosis de sustancias estupefacientes a clientes de las prostitutas, era uno de los medios de financiación de los miembros de la banda desarticulada para la adquisición de nuevas partidas de droga.

La Policía ocupó también diversas herramientas correspondientes a un taller mecánico robado en el mes de septiembre, y valoradas en más de 4000 euros, cuya venta en el mercado negro, abortada por estos servicios policiales, pudiera haber producido una importante cantidad de dinero para la adquisición de nuevas partidas de cocaína.

Igualmente se encontraron 900 gramos de una sustancia de las utilizadas habitualmente para la manipulación de la cocaína, con el consiguiente riesgo para la salud de los consumidores habituales.

Las cantidades y el dinero aprehendidos se corresponden con el modus operandi de este tipo de estructuras delictivas. Ninguno de los detenidos realizaba actividad laboral alguna. Realizaban constantes desplazamientos en automóvil semanalmente, y por distintos emplazamientos de la región y comunidades limítrofes. Esta movilidad y la obtención de cantidades de dinero no muy importantes pero constantes en el tiempo, obtenidas de la venta directa de droga y del mundo de la prostitución, facilitaban la adquisición frecuentemente de medianas cantidades de droga, siendo estas no muy grandes en atención al seguimiento de importantes medidas de seguridad en la realización de estos viajes, pero sí, lo suficientemente importantes para el abastecimiento del mercado fijo que los diversos distribuidores detenidos tenían establecido.

Las detenciones se han venido produciendo de forma escalonada desde el mes de julio del presente año, una vez los agentes encargados de la investigación, iban acumulando y certificando los indicios incriminatorios de cada uno de los participes en los hechos descritos. Los últimos seis detenidos fueron puestos a disposición del Juez de Guardia el pasado viernes tras la realización de las correspondientes diligencias policiales en la Comisaría de Policía de Huesca.

Comentarios