La adopción y el acogimiento familiar, prioritarios en la protección de los menores

La consejera de Servicios Sociales y Familia, Ana Fernández, presentaba este jueves el libro de José Ángel Jiménez Alvira, “Indómito y Entrañable, el hijo que vino de fuera”, una publicación en la que Jiménez narra su experiencia profesional y personal en relación a las adopciones y los acogimientos de menores, recursos que, según la consejera, prioriza el Gobierno de Aragón en la protección de los menores.

Fernández explicaba que este libro puede ser útil tanto para las familias aragonesas a la hora de afrontar un proceso de adopción como para el departamento de Servicios Sociales y Familia. Las conclusiones que Jiménez Alvira extrae de su trabajo como técnico en el Servicio de Menores como de su día a día en un proceso de adopción pueden servir al Departamento para mejorar la intervención con los menores. En cualquier caso, como afirmaba la consejera, “el recurso de la adopción o de un acogimiento no preadoptivo, son los que priorizamos desde el Gobierno de Aragón para proteger a los menores, por delante de una medida institucional”.

La adopción es un proceso para que los menores desamparados crezcan bajo la tutela de una familia en unas condiciones educativas y de afecto idóneas. De hecho, el acogimiento familiar, sea o no adoptivo, es considerado como el mejor recurso de protección de menores durante el periodo de tiempo que permanezca separado de su propia familia. En Aragón, en lo que llevamos de año, se han producido 168 solicitudes de adopción, 81 de niños extranjeros y 87 de niños españoles. En este sentido, hasta el mes de julio se produjeron  52 adopciones internacionales y 19 menores nacionales se encontraban en fase de acogimiento preadoptivo; es decir, se encontraban en un recurso residencial previo y preparatorio para la adopción. Por otra parte, en acogimiento no preadoptivo se encontraban 14 menores.

Comentarios