El Panteón Real de San Pedro el Viejo estrena nueva imagen

San Pedro el Viejo es el principal monumento de la ciudad de Huesca, tanto por su valor histórico como por el artístico y patrimonial. Algo descuidado desde hace años, en estos momentos, está en pleno proceso de restauración. Se ha actuado ya en el claustro y el Panteón Real, y ahora, se hace lo propio en las capillas de los Santos Justo y Pastor y la del Carmen.

La importancia de San Pedro el Viejo es evidente. Además de iglesia y parroquia, es Panteón Real, en este espacio descansan los restos de Alfonso I el Batallador y Ramiro II el Monje. Ausentes desde agosto de 2009, al ser trasladados a la Cátedra de Medicina Legal de la Universidad de Zaragoza para ser sometidos a diversos análisis y estudios.

Aprovechando la exhumación de los restos para ser analizados, se ha llevado a cabo una remodelación de la capilla de San Bartolomé, Panteón Real. Se ha dignificado el aspecto externo, se ha iluminado y se ha hecho un saneamiento del suelo, diferenciándolo en dos partes, según su antigüedad. Además, se ha cambiado el aspecto anterior, que venía de una intervención realizada en los años 80.

Otra de las intervenciones se ha fijado en el claustro. Se han reconstruido las cubiertas y se ha mejorado la recogida de aguas. El claustro de san Pedro es uno de los espacios más apreciados por los visitantes de este monumento.

Se están haciendo mejoras, pero desde la Asociación de obreros de San Pedro el Viejo recuerdan, además, que sigue pendiente la ejecución de las obras para liberar la iglesia de los edificios adyacentes.

Añaden, además, que el centro histórico de Huesca precisa de actuaciones urgentes, que recuperen la estructura socioeconómica, la imagen y el valor de este entorno, y por añadido, el del conjunto de la ciudad. Aseguran que Huesca debe asumir el liderazgo que, históricamente, le corresponde en el desarrollo cultural.

Comentarios