Las Ordenanzas Fiscales del 2011 de Monzón, ya están en información pública

El pleno del Ayuntamiento de Monzón aprobaba las Ordenanzas Fiscales que empezarán a regir el uno de enero de 2011 (impuestos, tasas y precios municipales). Ahora el Boletín Oficial de la Provincia de Huesca publica el anuncio por el que se abre se abre el período de información pública, por si hubiera alguien que quiera presentar alegaciones en el plazo de un mes. Si no es el caso, quedarán listas para su entrada en vigor.

La concejal de Hacienda, Elisa Sanjuán, indicaba que la media ponderada de la subida se sitúa en el 1,2 por ciento, mientras que el IPC ronda el 2,2.

Los que sufren variación son los siguientes:Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI): 0,93%.

Contribución Rústica: 1,30%.Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE): 1,36%. Sólo tributan las empresas cuya facturación anual supera el millón de euros.Impuesto sobre Vehículos: 1,53%. Se mantienen las bonificaciones para los vehículos de baja emisión de CO2 (año de matriculación). Impuesto de Construcciones y Obras (ICO). 1,32%. Se mantienen las bonificaciones para obras de adaptación de viviendas de personas con discapacidad y las de incorporación de sistemas de aprovechamiento térmico o solar.

Tasa por recogida de basuras: 1,95%. Se mantiene la política de aplazamientos y fraccionamientos de recibos para los contribuyentes con dificultades económicas, y también el cheque fiscal del 90 por ciento (devolución) de los recibos de agua y basuras de desempleados que han agotado las prestaciones y subsidios de desempleo.

Con respecto, a la tasa del agua se produce un incremento promedio del 5,38%. La concejal señalaba que el recibo del agua de Monzón sigue siendo el más bajo de Aragón.Tramo hasta los 10 m3: 3,70%.Tramo hasta los 30 m3: 4,40%. Y tramo hasta los 60 m3: 5,13%.

La tasa por suministro de agua estuvo “congelada” desde que entró en vigor el canon de saneamiento de la DGA (en el caso de Monzón, en 2004) hasta el año pasado. Las arcas municipales dejaron de ingresar unos 150.000 euros en cada anualidad. El canon nació para financiar las depuradoras de aguas residuales y forma parte del recibo municipal del agua. El Ayuntamiento actúa de mero recaudador.

Los ingresos que genera esta tasa apenas cubren el 50 por ciento del coste del servicio. La congelación de estos años tuvo la finalidad de paliar el esfuerzo de los ciudadanos para hacer frente al canon. Ahora, progresivamente, la recaudación se acercará al coste, algo que, por otra parte, exige la ley.

Comentarios