"Aquí hay vida, Yesa NO"

Embalse Yesa, sept 09

Bajo este lema la Asociación Río Aragón y Ebro Vivo-Coagret han convocado este domingo una manifestación en Zaragoza contra el recrecimiento de Yesa. Comenzará a las 12h en el paseo Sagasta, frente a la sede de la CHE, y concluirá en la plaza del Pilar donde se leerá un manifiesto, en el que se pedirá que se paralice esta obra hidráulica. La manifestación ha recibido el apoyo de más de 70 asociaciones, colectivos e Instituciones.

Será la primera gran manifestación contra el recrecimiento de Yesa, tras la aprobación el pasado mes de agosto de la Declaración de Impacto Ambiental del tercer modificado de esta obra hidráulica. Luis Solana, presidente de Río Aragón, ha indicado que se espera una buena participación en esta manifestación.

El manifiesto que se leerá al final de la marcha se centrará en cuatro lemas: “Aquí hay vida, Yesa no”, pidiendo que no se repita la historia de la construcción del embalse que ya inundó en su día parte de la comarca de la Jacetania. “No al chantaje a Zaragoza”, ya que a la capital aragonesa ya está llegando agua de Yesa, sin necesidad de recrecer el embalse. Denunciar la vinculación del recrecimiento al trasvase. Y exigir “ríos vivos, ríos con agua”.

La movilización llega en el momento en el que el presidente de la CHE, Rafael Romeo, ha indicado que uno de los principales retos para el próximo año es la puesta en marcha de este modificado del proyecto, aunque no ha anunciado la fecha en la que podrían comenzar las obras.

La manifestación del 14-N quiere ser “un toque de atención al Gobierno de Madrid, a su Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, y la nueva ministra Rosa Aguilar, y al Gobierno de Aragón para que de una vez por todas abandonen las viejas recetas de gestión hidráulica y apuesten por fórmulas más acordes a lo que propugna la europea Directiva Marco del Agua”.

Luis Solana ha indicado que todavía quedan pasos importantes para que se pueda llevar a cabo el recrecimiento, como es la aprobación del tercer modificado del proyecto en el Consejo de Obras Públicas y en el Consejo de Estado, por lo que se va a seguir luchando, intentando hacer ver que el proyecto es “un disparate”, desde el punto de vista económico y de riesgos en su seguridad, y que hay otras alternativas.

Desde Río Aragón se ha indicado que este proyecto es “un agujero sin fondo”, ya que comenzó con un presupuesto de 113 millones de euros y ahora ya son necesarios para su ejecución total 300 millones.

Comentarios