Cosehisa Monzón consigue su quinta victoria consecutiva frente a Aqua

La quinta victoria consecutiva de Cosehisa Monzón, con el mejor inicio desde que Jorge Serna está en el banquillo, no fue nada fácil para los de casa, puesto que los de Badalona, Aqua, supieron aprovechar muy bien sus opciones, con un juego trabado y en algunas ocasiones duro, pero al final Cosehisa se llevaba la victoria por 88-77.

El Aqua se presentaba en Los Olímpicos con tan sólo ocho jugadores, faltándoles su referencia Corominas. Cosehisa Monzón aprovechaba su superioridad en la pintura para poco a poco ira despegándose en el marcador. Primeras ventajas, que los visitantes se encargaban de recortar por fallos locales. El coraje de los badaloneses hacía que el primer cuarto acabará con un ajustado 24-18 a favor de los de Monzón. Ajustado, ya que la diferencia entre ambos era evidente.

Unos excelentes Rángel Ramírez y Edu Villacampa superaban una y otra vez a sus pares en la pintura. Con diez arriba, Serna sentaba a sus pívots titulares y era la oportunidad para Sampsom y Peruga. Ello era aprovechado por Aqua para reducir distancias. Un partido impreciso que hacía que los locales no consiguieran despegarse, pero era cuestión de tiempo, ya que los de Badalona se iban cargando de faltas ante sus limitaciones. Cosehisa pedía el descanso para recomponer ideas y sobretodo juego, puesto que con un poco más de ambas cosas el partido se hubiera roto. En el descanso 40-37.

Cosehisa, tras el descanso, ponía en el parqué a su cinco de gala: Villacampa, Ramírez, López, Sutina y Ruiz. Todo parecía ir por buen camino, hasta que una dudosa personal en ataque de Ruiz, seguida de una técnica volvía a poner en el partido a Aqua, que empataba a 46 el encuentro. Los de Serna algo descentrados ante las arremetidas de los visitantes, lo que provocaba un empate al concluir el tercer cuarto.

Serna para iniciar el último cuarto con más centímetros, al situar a Peruga de ‘3’. Una protesta de Morales que sed convierte en técnica logra que Cosehisa cogiera ventaja. Al fin aparecían los exteriores de los locales para establecer una ventaja de cinco puntos y posesión. Con los nervios a flor de piel, su mejor hombre Camins se ganaba una técnica, que ampliaba el resultado a favor de los amarillos. Desde ese momento, se entraba en un juego duro con muchas ‘enganchadas’, que, finalmente, se resolvían con un marcador definitivo de 88 a 77.

Comentarios