Evitar la obesidad infantil, objetivo de todos

El sedentarismo, la falta de sueño y una mala alimentación están llevando a que los niños del sur de Europa presenten altas tasas de obesidad infantil. En el caso de España, el 17,8% de los menores sufre sobrepeso u obesiad, problemas que conllevan importantes consecuencias psicológicas, complicaciones de riesgo cardiovascular, ya desde la infancia, y diabetes tipo 2. La Universidad de Zaragoza ha participado en un estudio, llevado a cabo en toda Europa, Idefics, que ha puesto de manifiesto que toda la sociedad (padres, hijos, colegios...) debe participar en una reeducación para mejorar las tasas.

Al abandono de la dieta mediterránea o un mayor sedentarismo, hay que unir que una mayor tasa de sobrepeso y obesidad se da en familias con un menor nivel educativo y de ingresos económicos. Y es que, como dicen los expertos, comer sano es más caro, por lo que con menor poder adquisitivo hay más tendencia a la obesidad.

Idefics no permite hablar de epidemia. Sin embargo, dado que en Aragón se lleva 25 años trabajando en este asunto y se trata de datos obtenidos fruto de ese estudio, sí que puede denominarse así. Se ha demostrado que en los años más recientes, el aumento de la frecuencia de la obesidad ha sido 3 veces más de lo que venía haciéndolo antes. Eso, precisamente, define una epidemia.

Este macroestudio se ha desarrollado con 16.000 niños europeos, de entre 2 y 9 años. De ellos, 1.600 eran de Aragón, 800 de prácticamente de todos los colegios de Huesca. Precisamente, en la capital oscense se puso en marcha un programa para intentar mejorar la situación, sin culpar a nadie e intentando involucrar a niños y a padres, con los colegios, de manera que se estableció una plataforma comunitaria, con asociaciones e instituciones que han estado ayudando a mejorar la situación.

Comentarios