Lo importante no es dónde morir, sino cómo

¿Morir en el hospital o morir en casa? Esta pregunta es muy recurrente cuando una vida se acaba. Las I Jornadas de aproximación al duelo que se desarrollan en Huesca trataban este tema y lo hacían profesionales que han convivido con este dilema familiar. Lo importante dicen es el cómo y no el dónde. Morir acompañado y bien atendido es lo esencial, y eso es algo que puede darse en casa o en el hospital.

En nuestra sociedad la muerte no se vive de forma natural y en ocasiones un hospital parece obligado a resolver un problema sin solución. Por ese lado morir en casa puede aportar un plus de tranquilidad que se necesita en esos momentos. Por otro lado, hay familias que no saben llevar esa carga para que el enfermo pase ese mal trago de la forma más natural posible, por ello en algunos casos es mejor que esté atendido por profesionales. Por asuntos como estos lo importante es el cómo y no el dónde.

Lo ponentes explicaban sus experiencias en diversos hospitales en diversas unidades o incluso en países diferentes como África, donde se vive de forma natural, pero también se muere de forma natural. En nuestra sociedad la muerte se vive como un fracaso señalaba Esther Gregorio. Esta enfermera ha trabajado en un hospital de enfermos terminales en Paris, y recordaba que en Aragón sólo existe uno, y desde hace poco tiempo.

Mar Bescós por su parte, médico del programa de atención domiciliaria a enfermos terminales, recordaba que lo esencial es saber acompañar y que su grupo trabaja para que morir en casa sea una opción lógica, con los cuidados pertinentes.

Este miércoles se tratan las voluntades anticipadas. Existe un Documento de Voluntades Anticipadas al que toda persona puede acceder libremente para dejar constancia de los deseos sobre las actuaciones médicas que se deberán tener en cuenta si se llega al final de la vida en circunstancias que no le permitan decidir por sí mismo.

Tras el debate se proyectará el cortometraje “El alumbramiento”, de Eduardo Chapero Jackson, y después la proyección de la película “Las invasiones bárbaras”, Oscar de 2004 a la mejor película extranjera, del director Denys Arcand. Después de la proyección habrá un debate de la película y se clausurarán las jornadas.

Comentarios