El obispado de Lérida considera "desleal" a la diócesis de Barbastro-Monzón

nuevo museo diocesano de Lérida

El motivo de esta afirmación es la utilización por el obispado altoaragonés del documento firmado en la Nunciatura como argumento jurídico en el recurso por la propiedad de la asociación “Amigos del Museo” ante la Audiencia de Lérida.

El abogado del obispado de Lérida, Javier Gonzalo, ha afirmado, en el diario ilerdense "Segre", que “lo que ha hecho Barbastro es una gravísima deslealtad” al aportar como argumento jurídico el acuerdo firmado en Madrid el pasado 27 de octubre. Después de la reunión en la Nunciatura el obispo de Lérida reconoció que la propiedad de las obras de arte corresponde a Barbastro-Monzón y anunció que se apartaba de la vía civil.

El obispado de Barbastro-Monzón se opone al recurso interpuesto por los “Amigos del Museo” puesto que entiende que se ajustan a Derecho los pronunciamientos contenidos en el fallo de la sentencia que dictó el juzgado número 4 de Lérida el 6 de septiembre en la que desestimaba la demanda de los “Amigos del Museo” sobre la propiedad de los bienes.

El documento firmado en la Nunciatura confirma la validez del acuerdo del 30 de junio de 2008 y, entre otras consideraciones, pone de manifiesto que las dos diócesis se comprometen a “remover los posibles obstáculos jurídicos que se presentasen para su devolución, considerando la naturaleza específica de dichos bienes”.

El acuerdo también propone: realizar copias de todos y cada uno de los objetos que se considere oportuno para ambas partes, organizar exposiciones temporales, pedir colaboración de las instituciones públicas para la protección y conservación de dicho patrimonio-artístico, favorecer la difusión de los valores culturales de este patrimonio y realizar programas de conservación e investigación de dichas obras.

En la rueda de prensa celebrada en Barbastro, el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, solamente daba a conocer que habían acordado “trabajar conjuntamente para remover los obstáculos judiciales o del tipo que sean, que hay o que se presenten, que impiden la devolución de las piezas” sin desvelar las actuaciones que tenían previsto desarrollar en el futuro para solucionar este tema.

Alfonso Milián se mostraba muy satisfecho del encuentro mantenido en la Nunciatura puesto que el Obispo de Lérida, Joan Piris, reconoce que Barbastro-Monzón es la propietaria de las piezas y se aparta del proceso civil.

El obispo de Barbastro-Monzón recordaba que este asunto pertenece exclusivamente a la Iglesia y vuelve al seno de la Iglesia, y destacaba que uno de los mayores inconvenientes para la devolución es la posición de la Consejería de Cultura de la Generalitat de Cataluña.

Milián insistía que su postura sigue siendo la misma, “que se cumpla la justicia", en alusión a las sentencias de los tribunales vaticanos y civiles que reconocen la propiedad aragonesa de las piezas, y añadía que “no quita que dialogue, facilite y permita que se realicen exposiciones de esas obras en Lérida, Barcelona, Madrid o Sevilla, porque el arte es algo que todos tienen derecho a disfrutar".

Comentarios