“Trashumancias del siglo XXI”, la ganadería ovina y la trashumancia en la Alta Ribagorza

Un libro y una muestra itinerante recogen, bajo el título, “Trashumancias del siglo XXI”, el trabajo etnológico realizado, durante tres años, por Elisabet Nadal, Juan Ramón Iglesias y Ferran Estrada, que observaron y estudiaron, 17 explotaciones ganaderas, en los municipios de Bonansa y Montanuy y otros de la Alta Ribagorza Catalana.

El resultado de la investigación llevada a cabo se recoge en un libro y una exposición fotográfica, cuya lectura y visión, permite conocer qué piensan los pastores sobre su oficio, sus instalaciones, beneficios económicos o legislación, entre otras cuestiones. También permite dar respuesta a varias preguntas cómo, por ejemplo, el hecho de saber qué significa, en el siglo XXI, el desplazamiento, cada año, de miles de ovejas desde las montañas a los pastos de invierno y viceversa.

Juan Ramón Iglesias, licenciado en Filosofía por la Universidad de Barcelona y coautor del libro, explicaba a Radio Huesca Digital, que a pesar de anunciarse muy a menudo, la muerte de la trashumancia, existen muchos factores que hacen que, hoy en día, todavía tenga sentido.

Además, los tres años de estudio han servido, a los investigadores, para acabar con tópicos como el perfil del pastor de ser una persona mayor y anclada en el pasado, puesto que, en general, se trata de personas con edad media entre 30 y 40 años que, mantienen la trashumancia pero que se conectan a internet para conocer los precios de las lonjas o adaptan las nuevas tecnologías a sus explotaciones.

Iglesias indicaba que la trashumancia es un claro ejemplo de la adaptación al medio y de aprovechamiento de los pastos de la montaña, en verano, y en invierno, el beneficio de los recursos en las fincas de hibernada.

La exposición itinerante, organizada por la Asociación para el Desarrollo de la Ribagorza Románica, se ha podido ver en algunos núcleos de la Alta Ribagorza, este pasado verano y continuará viajando, en 201. La forman 25 instantáneas, un audiovisual, y diferentes paneles explicativos en los que se combinan texto y mapas. El objetivo es, que el público, pueda conocer una actividad, como la trashumancia, que en el pasado fue clave en la economía, la cultura y la sociedad de la comarca.

Juan Ramón Iglesias explicaba que, ni la muestra ni la publicación pretenden reflejar un mundo que se acaba, sino al contrario, una actividad que hay que defender y por la que hay que apostar.

Comentarios