Puesta en marcha del Servicio Comarcal de Conciliación Rural en San Juan del Flumen y Sodeto

Ocho alumnos, entre los colegios públicos de Sodeto y San Juan del Flumen comenzaban esta semana a disfrutar del Servicio Comarcal de Conciliación Rural, que además de ayudar a conciliar la vida laboral y familiar, sirve como comedor escolar para los alumnos que no pueden acudir a sus hogares en la pausa entre clases.

En total, son más de sesenta niños de Los Monegros los que utilizan este servicio de conciliación rural, que va más allá de un servicio de comedor entre clases. Se trata de una experiencia piloto que a través del Gobierno de Aragón se puso en marcha en tres comarcas aragonesas durante el curso 2008-2009, entre ellas, Los Monegros. Está dirigido a niños menores de 12 años que no disponen de comedor en el colegio y cuyas sus familias tienen dificultad para conciliar vida personal, laboral y familiar. De este modo, los niños tienen la posibilidad de permanecer en el centro escolar entre la sesión de clase de mañana y la de tarde, lo que les aporta múltiples beneficios. Hasta el momento se ofrece este servicio en Alcubierre, Orillena, Lanaja, Frula, Huerto, Monegrillo, Sodeto y San Lorenzo del Flumen.

Según el consejero comarcal de Juventud y Deporte, Álvaro Amador, “esta iniciativa tiene gran importancia, porque equipara el nivel de servicios en el medio rural y el urbano y en definitiva, favorece el asentamiento poblacional en los pueblos más pequeños”. Este servicio se desarrolla durante el periodo de intersesiones, los días lectivos, con una franja horaria de una hora y media o dos horas, con el fin de contribuir a lograr la conciliación de la vida personal, laboral y familiar de los aragoneses que viven en el medio rural.

Durante el servicio de alimentación se da la comida a los escolares mediante catering y, para que en el ámbito familiar estén bien informados, se aporta un calendario trimestral con los menús y su aporte calórico de hidratos y proteínas. El servicio de atención se presta después de la comida, y durante una hora se realizan actividades de ocio y recreación (animación a la lectura, relajación, juegos tradicionales o talleres). Las monitoras que atienden a los pequeños son trabajadoras de la Fundación para la Promoción de la Juventud y el Deporte de la Comarca de Los Monegros.

Comentarios