Las obras de la travesía de Sariñena llegan a su tramo más complicado

Una vez finalizadas las zonas más simples de la obra de la travesía de Sariñena, la misma llega a su fase más compleja, el entronque de la Avenida de Fraga y Avenida de Huesca. Una zona que sufre una alta densidad de tráfico, sobre todo pesado, y que ahora sufrirá colapsos debido a las obras que se van a producir en esa zona y que supondrán el inicio de la fase fina de la remodelación de la travesía de Sariñena.

No obstante, la alcaldesa de Sariñena, Lorena Canales, confirmaba a esta redacción que pese a que, si que es cierto que se va a pasar la peor fase, se va a trabajar para que se tengan las menos afecciones posibles a vecinos y vehículos que transiten esta zona concreta de la ciudad.

Canales afirmaba además que los trabajos se van a acelerar lo máximo posible para que durante la campaña navideña, la fase más complicada pueda estar terminada, y las aceras estén listas para el ir y venir de gente realizando compras navideñas. Ese era el compromiso que adquiría en su día y del que dice “va a trabajar para que se cumpla”. En enero, una vez pasada la navidad, sólo restarán los remates de obra en cuanto a jardineras y mobiliario urbano.

La obra de remodelación de esta travesía está prevista que finalice a comienzos del próximo año 2011 y poder así inaugurarla en el mes de febrero como máximo. El acondicionamiento del tramo de la A-131 que corresponde a la travesía de Sariñena se adjudicaba por un presupuesto de 1.756.486,26 euros a la empresa Marco Obra Pública. En su financiación participan el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Sariñena. Con estas obras, de 2,2 kilómetros en total, se ganará en seguridad pues se están renovando las aceras, el firme (que se encontraba en un lamentable estado) y la señalización.

Comentarios