Las calles de Huesca reflejan su rica historia

La Huesca medieval protagonizaba una charla organizada por los ex alumnos de la Universidad de la Experiencia. Un oscense aficionado a la historia, Francisco Gracia, recorría las etapas musulmana y cristiana de la ciudad y su entorno, concluyendo con un acercamiento a la historia de la Universidad Sertoriana. La muralla, los antiguos baños medievales de Almériz o el castillo de Montearagón son ejemplos de las huellas históricas de Huesca.

La ciudad de Huesca cuenta con numerosos vestigios de su historia. Los restos de la muralla o las ruinas del Castillo de Montearagón son muy evidentes, pero hay otros que pasan más desapercibidos.

En el entorno de la piscina Almériz se encontraban unos baños árabes, en ese Parque Universidad se puede ver un pozo del siglo XI o en la plaza de la catedral una puerta de arquitectura árabe.

Las ruinas del Castillo de Montearagón son un ejemplo que nos recuerda la historia de la ciudad.

El rey Sancho Ramírez mandó construir el castillo de Montearagón para ayudar en la reconquista de la ciudad de Huesca a los musulmanes de la Taifa de Zaragoza. El castillo fue fundado en 1085 y en sus alrededores murió a causa de una flecha perdida cuando estaba reconociendo las murallas de la ciudad dicho monarca aragonés en 1094. Huesca sería reconquistada finalmente en 1096 por Pedro I de Aragón.

La universidad también ha dejado importantes huellas en la fisionomía de la ciudad de Huesca. La Universidad Sertoriana se creó en 1354 durante el reinado del rey Pedro IV.

Huesca es una ciudad con mucha historia, y caminar por ella con una mirada curiosa hacia sus fachadas o sus calles nos descubriría muchas huellas de civilizaciones pasadas. Los antiguos alumnos de la Universidad de la Experiencia lo saben, y por eso acudían a esta charla.

Comentarios