Gala benéfica en Monzón "Marcos y Ángela… ¡juntos podemos!"

Este sábado 27 de Noviembre, Monzón celebra una gala benéfica bajo el lema “Marcos y Ángela… ¡juntos podemos!”, a favor de los dos hermanos montisonenses que padecen distrofia muscular congénita. La Cofradía del Nazareno y el Movimiento Júnior organizan, en colaboración con Cáritas y el Ayuntamiento de Monzón, este evento que comenzará a las 7 de la tarde en el local de la Asociación San Mateo.

El precio de la entrada son 6 euros, y todo lo recaudado irá destinado a sufragar parte de los gastos de remodelación de la casa de la familia, ubicada en la calle Penosa del casco antiguo, obras necesarias, entre otras cosas, porque los niños utilizan sillas de ruedas. En los últimos meses se implicaban en el proyecto vecinos, profesionales de la construcción, empresarios, y Cáritas, que cedía un piso a la familia. Las donaciones de materiales han sido muchas, así como las de horas de trabajo.

El Ayuntamiento colabora por medio del Patronato de Cultura, y en el apartado de las obras ya lo viene haciendo con dos operarios de la Brigada Municipal.

Los organizadores ponía en marcha también la “fila cero”, con la que las empresas y comercios de Monzón, colaboran depositando dinero en un sobre. La Cofradía del Nazareno los recogerá y entregará el dinero a Cáritas Parroquial.

En el festival actuarán los magos Civi Civiac, y Plumeti, el humorista Felipe Rico, el grupo folklórico L’Orache con sus bailes regionales, las niñas del Club Rítmica Monzón, Trotamundos, y la Escuela Municipal de Música Moderna con su batukada.

Al finalizar, Canela, Pastelería Ani, y Magdalenas Heras, ofrecerán un chocolate a todos los asistentes.

El alcalde de Monzón, Fernando Heras, apuntaba que es obligación de los montisonenses ayudar a estos niños, y Guillermina Caballero, del Movimiento Júnior, señalaba que Monzón es una ciudad solidaria que estará a la altura.

La distrofia muscular congénita colapsa los músculos y hace a las personas totalmente dependientes. Afecta a un niño de cada 3.500, casi siempre varón. En las niñas casi nunca se manifiesta, por lo que este caso resulta excepcional. Marcos tiene 12 años y Ángela 16 meses.

Comentarios