El autoinculpado por la muerte de la vecina de Sabiñánigo en la reconstrucción del crimen

Carlos M.L, el vecino de Sabiñánigo detenido la semana pasada en Zaragoza que se encuentra en prisión en el centro penitenciario de Zuera, ha participado en la tarde de este jueves día 25 en la reconstrucción de los hechos en la ciudad serrablesa. Pasadas las cinco de la tarde ha llegado a una Residencia de Personas Mayores de Sabiñánigo. Donde se encuentran ingresados sus padres, ha estado por el exterior de la misma y seguidamente ha realizado un recorrido andando por diversas calles de la localidad, tal y como llevo a cabo en la tarde del día 3 de agosto después de visitar a sus progenitores, hasta personarse en el domicilio de la víctima.

A las seis menos cuarto de la tarde llegaba esposado, acompañado de la titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca encargada del caso, junto con la Fiscal, su abogado, el de la familia de la muerta y componentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, con otros técnicos. Ha subido las escaleras de la casa situada en la calle Serrablo 82, donde se ha detenido para explicar los movimientos que realizó y seguidamente ha seguido hasta el segundo piso donde se encontraba el domicilio de la fallecida Maria Teresa Lardies de 74 años. En la vivienda ha permanecido hasta las siete menos diez, desde donde ha sido conducido a un vehículo de la Guardia Civil.

En el transcurso de la reconstrucción de los hechos Carlos M.L. se ha cruzado con algunos familiares de la victima. Momento en el que “ ha bajado la vista, sin llegar a realizar otro tipo de expresión”.

El acusado en sus declaraciones a la Guardia Civil después de su detención el día 16 de este mes manifestó haber encontrado a la víctima en la puerta de su domicilio sobre las cinco de la tarde del día 3 de agosto y por el grado de confianza que tenían con la anciana subió con ella a su casa para recoger algo de comida. A la hora aproximadamente de estar con ella en el interior del domicilio y sin mediar palabra, ni discusión alguna, se abalanzó sobre la víctima amenazándola con un cuchillo y llegándola a estrangular, hecho éste que le provocó la muerte, amordazándola posteriormente con un trapo y una blusa. Acto seguido la arrastró a una habitación contigua para ocultarla, dejándola debajo de una cama. Transcurridos los hechos el autor aún permaneció en el domicilio hasta las 12 de la noche donde comió alguna cosa y se apoderó de 180 € que la fallecida tenía guardados en el interior de una cartilla de crédito.

Sobre las 00,30 horas del día 04 de agosto de 2.010 fue hallada sin vida, en el interior de su domicilio en Sabiñánigo, María Teresa Lardiés Arilla, de 74 años de edad. El cuerpo fue hallado por el hermano de la víctima que ante la ausencia de la misma por varios días acudió a su domicilio donde la encontró oculta en una de las habitaciones, bajo una cama y amordazada con una toalla.

La Autoridad Judicial competente, Juzgado de Instrucción número 1 de Jaca, tras oír en declaración al detenido, el pasado día 19, quien volvió a ratificarse en su autoinculpación, ordenó su ingreso en la Prisión de Zuera. La investigación dió sus frutos el día 16 noviembre por la mañana, cuando se recibió una llamada telefónica de la Policía Local de Zaragoza comunicando que habían identificado a C. M. L. a la entrada del comedor social “El Carmen” de aquella capital, comunicando los investigadores de la Guardia Civil que procedieran a la detención del mismo como presunto autor de un delito de asesinato y su traslado a la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza donde quedo a disposición de las fuerzas del Cuerpo de Huesca encargada de la investigación.

La misma tarde del día 16 el detenido era trasladado al Cuartel de la Guardia Civil de Jaca para continuar con las investigaciones y tras serle tomada manifestación policial, asistido del Sr. Letrado de oficio, se autoinculpó del hecho dando detalles que solamente podía saber él por su participación en el mismo y que eran coincidentes con los que figuraban en la investigación.

Comentarios