El Gobierno de Aragón inicia el expediente para declarar Bien de Interés Cultural veinticuatro de las obras de arte en litigio

La Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón ha puesto en marcha dos iniciativas que tienen como objetivo fijar el nivel de protección adecuado a las 110 piezas procedentes de parroquias aragonesas que permanecen depositadas en el Museo de Lérida, Diocesano y Comarcal.

El Boletín Oficial de Aragón publica una resolución por la que se inicia el expediente y se abre un periodo de información pública para la declaración como Bien de Interés Cultural de 24 bienes muebles pertenecientes a parroquias aragonesas de la Diócesis de Barbastro-Monzón y que se encuentran depositados en el museo leridano. Asimismo, se ha publicado otra resolución por la que se incoa un procedimiento para la inclusión en el Inventario de Patrimonio Cultural Aragonés de otros 86 bienes muebles aragoneses depositados también en la entidad catalana.

Estas iniciativas se han llevado a cabo una vez concluidos los procedimientos de reconocimiento de que la propiedad de las mismas corresponde a la Diócesis de Barbastro-Monzón y en previsión de su vuelta a Aragón. Asimismo, se ha esperado la finalización de un estudio exhaustivo de cada una de las obras por parte de técnicos del Departamento de Educación, Cultura y Deporte.

Esta investigación ha comprendido  tanto la descripción y valoración histórico artística de los bienes como la recopilación y análisis de la documentación histórica relativa a la titularidad y procedencia de cada uno de ellos. El trabajo ha dado como resultado la división de los bienes estudiados en dos grandes grupos en función de su valor cultural.

Por un lado, aquellos bienes muebles más destacados que pueden ser considerados como parte de los bienes más relevantes del Patrimonio Cultural Aragonés y, por tanto, merecen ser declarados Bienes de Interés Cultural (BIC), máximo nivel legal de protección que eleva el que ya tenían estas 24 piezas por anteriores procedimientos. Por otro lado, aquellas piezas que, no teniendo la consideración de BIC forman parte del Patrimonio Cultural Aragonés y, por tanto, merecen ser incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural Aragonés.

La incoación de ambos expedientes conlleva la aplicación inmediata y provisional del régimen de protección establecido, por una parte, para los BIC y, por otra, para los Bienes Inventariados del Patrimonio Cultural Aragonés.

Los 24 obras para las que se ha iniciado expediente para su declaración como BIC son la tabla de San Blas de Algayón, el frontal de San Hilario de Buira, la Casulla del Árbol de Jesé de Roda de Isábena, la casulla de San Ramón de Roda de Isábena, la capa pluvial de San Vicente de Roda de Isábena, la capa pluvial de San Pedro de Roda de Isábena, la casulla de San Vicente de Roda de Isábena, la talla de la Piedad de Ardanué, el cuenco de Benavente de Aragón, el sagrario de Benavente de Aragón, la arqueta de Buira, la talla de Santa Ana de Capella, la tabla de San Martín de Lascuarre, el retablo de San Antonio Abad de Monzón, la predela con escenas hagiográficas de Monzón, el retablo de San Cristóbal de Santa Liestra, la tabla del Calvario de Tamarite de Litera, el frontal de San Vicente de Treserra, la pradela de Santa Lucía y San Bernardino de Zaidín, la tabla de San Juan Bautista de Zaidín, la talla de la Virgen María de Zaidín, las tablas del Nacimiento y la Epifanía, la Ascensión y Pentecostés de Binaced y el altar de la Virgen de Portaspana.

Comentarios