El consejero de Economía defiende en las Cortes el proyecto de Ley de Presupuestos

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, planteaba en el debate de totalidad del proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2011 los cuatro retos principales a los que se enfrenta el Gobierno de Aragón y que han determinado tanto la estructura como la cuantía de los gastos previstos para el próximo ejercicio económico.

Larraz defendía en las Cortes de Aragón el esfuerzo de consolidación presupuestaria que deben realizar las comunidades autónomas con el objetivo de combatir los efectos de la crisis económica y financiera y hacerlos compatibles con la sostenibilidad de las finanzas públicas. Otro de los retos a los que se enfrenta el Ejecutivo autonómico es el refuerzo del Estado del Bienestar y la mejora de la calidad de vida en Aragón. Para ello es preciso reforzar el empleo y apoyar los ingresos de los más desfavorecidos. Es preciso realizar también una apuesta estratégica para sentar las bases que determinarán la economía aragonesa del siglo XXI.

El Gobierno de Aragón considera que solo desde la apuesta compartida por un modelo de crecimiento equilibrado y duradero, basado en la mejora de la competitividad de las empresas y en el incremento de la productividad, se podrá abordar un mayor nivel de desarrollo social, económico y de calidad en el empleo.

Por último, el consejero de Economía se refería a la sociedad del conocimiento como nicho de desarrollo futuro. Tal y como aseguraba en su intervención, es vital sustentar la estructura productiva sobre la I+D+i con el objetivo de lograr un crecimiento  equilibrado y consistente de manera que todo ello se traduzca en una mejora de la calidad de las condiciones de vida de los ciudadanos y en una inversión creciente en capital humano, aplicando las nuevas tecnologías y, en particular, las relativas a la información y la comunicación, como factor estratégico de cohesión social.

Al tiempo que el Gobierno de Aragón mantiene el compromiso de consolidación fiscal y austeridad en el gasto con el fin de garantizar la sostenibilidad presupuestaria a medio plazo y el mantenimiento de la confianza en la economía aragonesa, el presupuesto de 2011, siguiendo las líneas de la política económica en la legislatura, no descuida como objetivos principales la respuesta al resto de los retos: la combinación del mantenimiento del nivel de prestaciones de servicios públicos fundamentales del Estado del Bienestar (en especial, educación, sanidad y servicios sociales), con un esfuerzo para facilitar el relanzamiento de la actividad económica y el empleo.

Comentarios