Domingo Blanco explica, en Graus, técnicas para la conservación de trufas

El profesor de la Universidad de Zaragoza, Domingo Blanco, abre, este lunes, la I edición del curos de Tratamiento poscosecha de la trufa y lo hace acercándonos al mundo de las técnicas de su conservación. Durante este curso también se tratarán otros temas como “Nuevas tecnologías y comercio de trufa” o un taller de cocina – degustación de platos elaborados con este producto.

Graus se ha convertido en uno de los puntos clave de Aragón en el estudio y el cultivo de la trufa gracias a la creación del Centro de Truficultura. La investigación de la poscosecha cada día toma más relevancia ya que, hasta ahora, se centraban más los esfuerzos en la precosecha y en la producción, dejando, un tanto de lado, el estudio de las técnicas y tecnologías que pueden ayudar a que, este producto, se conserve fresco con una óptima calidad.

Para ello, se hace necesario, tal y como explica Blanco, mimar mucho el producto, aminorando la temperatura para que la trufa respire menos, y someterlo a una limpieza exhaustiva haciendo uso, incluso, de ultrasonidos. El objetivo principal es que la trufa pueda llegar fresca a su destino, en ocasiones, países como Estados Unidos o Japón.

La truficultura aporta numerosos beneficios en las zonas donde se desarrolla ya que, gracias a esta práctica, se hace uso de unos terrenos que ya no son rentables para otro cultivo. Además, en ellos, se plantan robles o encinas, árboles que favorecen los ecosistemas y, traen, consigo, la creación de nuevas empresas, no sólo de cultivo de trufa fresca, sino también, de elaboración de productos derivados de ella como aceites o embutidos. A ello se le une el micoturismo de las trufas, una novedosa forma de hacer turismo en la que se puede recoger la trufa, comprarla o degustarla.

Comentarios