Caldearenas se moviliza para que se reabra el desvío a su localidad desde el Monrepós

Monrepós puerto, atasco, fines de semana, verano

Los habitantes de Caldearenas están en pie de guerra. Desde hace un tiempo, el habitual desvío hacia su localidad en el puerto del Monrepós ha quedado cerrado, por lo que, para llegar hasta cualquiera de los pueblos de esta zona, tienen que hacer casi 30 km. hasta Hostal de Ipiés, donde se encuentra el otro desvío. El alcalde de la localidad, Sergio Usieto, afirma que el sentir general es de indignación ya que hay más de 500 personas afectadas de forma directa por este cierre.

Este mismo fin de semana, cerca de 200 personas se reunían en Caldearenas para abordar la situación en que se encuentran. Con el apoyo del Ayuntamiento, se ha iniciado una campaña de recogida de firmas que esta misma semana se enviarán a las autoridades competentes y mostrar así su malestar por la situación creada. En caso de no recibir contestación, Usieto reconoce que “la gente se va a movilizar para que, de una manera o de otra nos hagan caso”.

Hasta ahora, había un desvío en el Monrepós para acceder a toda esa zona, pero en la actualidad se ha sustituído la línea discontinua por una continua que impide la entrada a los vehículos y que obliga a subir hasta Hostal de Ipiés para entrar por el único desvío habilitado para acceder a cualquiera de las localidades de esa zona.

El mayor problema, según reconoce el alcalde de Caldearenas, es que la gente acostumbrada a entrar por el desvío ahora cerrado se arriesga y cruza sin tener en cuenta el peligro en que pone tanto a los ocupantes del coche como a los que le rodean, que en esta época de esquí son muchos más vehículos de los habituales.

Comentarios