La nieve llega a buena parte de la Ribagorza

Los vecinos de Graus y de algunas otras localidades de buena parte de la Ribagorza, se han despertado, este martes, con un manto blanco de nieve que cubría tejados y calzadas aunque no ha generado problemas en la circulación ni en los accesos a la capital ribagorzana, puesto que, la lluvia ha ayudado a que, la nieve, desapareciera rápidamente.

Además de a Graus, la nieve también ha llegado a otras localidades como Benabarre, donde, según informaba el Servicio de Protección Civil, comenzaba a nevar a las seis de la mañana aunque no llegaba a cuajar, puesto que, a partir de las ocho, comenzaba a llover. En otros núcleos como Viacamp, la nieve caía con algo más de intensidad por lo que se hacía necesario echar sal para deshacerla.

Otros puntos de la Ribagorza como Sopeira, amanecían con una intensa nevada y también en Montanuy, en todo el término municipal. De hecho, esta mañana, en la N-230, para circular desde Vilaller, hacia arriba era necesario el uso de cadenas y había problemas para la circulación de vehículos pesados. A media mañana, en esta parte de la comarca, seguía nevando y continuaban trabajando las máquinas para limpiar carreteras y accesos que ya no presentaban problemas.

En Campo, comenzaba a nevar a las cinco de la madrugada, y a mitad mañana continuaba cayendo agua nieve aunque sin problemas en los accesos. También, llegaba la nieve a todo el municipio de Foradada del Toscar, donde se alcanzaban espesores mínimos de tres centímetros y se trabajaba, desde el ayuntamiento, por mantener limpias los 20 km. de carreteras municipales.

A Las Vilas del Turbón, la nieve también llegaba de madrugada, dejando hasta 14 centímetros de espesor pero sin problemas para circular por las carreteras ni en los accesos a núcleos.

Lo que si se veía afectado por la nevada era dos de las rutas del transporte escolar (Campo y Valle del Isábena) que ni siquiera llegaban a bajar hasta Graus.

Comentarios