El Consejo de sabios nos devuelve al Siglo de Oro analizando la obra de Baltasar Gracián

El profesor de la Universidad de Zaragoza, José Enrique Laplana, nos propone, para la próxima edición del Consejo de sabios, que tendrá lugar en el Espacio Pirineos de Graus, el próximo viernes, que nos acerquemos a la vida y obra del escritor aragonés Baltasar Gracián.

Baltasar Gracián, quien fuera uno de los escritores españoles de su época más leídos en Europa, nunca fue profeta en su tierra y, aunque, actualmente, se hable mucho de él, Laplana explica que lo principal es que sea leído. A pesar de que es un autor un tanto complicado, ya que Gracián siempre se caracterizó por ser muy estricto con el lector, al que le pedía que se esforzase en la lectura de sus textos para que, de esta forma, fuese más gratificante de forma posterior, este profesor busca que la gente se acerque a su obra.

Por este motivo, en su charla, explicará cada uno de los libros escritos por Gracián, actividad que irá acompañada por un audio en el que un actor leer los textos del escritor barroco. También contará, por ejemplo, la relación del protagonista del Consejo de sabios con los jesuitas, orden a la que pertenecía y que le hizo llegar a Graus, donde pasó una temporada de su vida recluido por haber escrito textos no acordes con el pensamiento de la orden. Graus fue un castigo para él ya que, además de poder alimentarse sólo de pan y agua, le retiraron la pluma y el papel.

El de Tarazona se caracterizó por ser un escritor con un fuerte componente moral y erudito. Aún así, su objetivo no era que le leyesen personas cultas, sino que su obra fuese comprendida por todo el mundo en general. A pesar de su fondo humanístico, Gracián era muy consecuente con la realidad que le rodeaba, unos años en los que se vivía una importante decadencia política y económica pero que hizo que en las diferentes artes saliesen grandes personajes como Quevedo o Velázquez.

Comentarios