Siete menores tutelados por el GA viven en la Lorenzo Loste tras 10 años de abandono

Tras diez años de abandono, la antigua residencia Lorenzo Loste vuelve a tener actividad. El 2º edificio ya está en funcionamiento y acoge a siete menores tutelados por el Gobierno de Aragón. Se trata de un centro de acogida residencial para menores que por diversas causas no están tutelados por sus familiares ni por su entorno y el Gobierno de Aragón ejerce las funciones de guarda, educación y cuidado. El edificio contiguo está en obras para albergar una guardería municipal.

El Gobierno de Aragón tiene la obligación de hacerse cargo de los menores de edad que no tengan familia para su tutela o deban ser separados de su entorno, por ello desde hace años el Instituto Aragonés de Servicios Sociales propuso este centro para su residencia. Finalmente, el edificio más pequeño ya se ha rehabilitado como vivienda de tutela. El objetivo es que estos siete chicos y chicas tengan una intervención educativa en el centro para la integración del menor en su propia familia, en una familia de acogida o en la sociedad de forma autónoma. No se trata de un centro de internamiento penitenciario.

El proyecto de que la residencia volviera a acoger menores ya se tenía desde hace años. El año pasado Canarias solicitó al Gobierno de Aragón la acogida de algunos menores extranjeros, pero problemas en la tramitación de la tutela dejaron pasar el tiempo y ya no era necesario.

Hace 10 años que la residencia Lorenzo Loste estaba vacía y deteriorándose. El abandono de este edificio había sido objeto de muchas críticas, y diferentes colectivos propusieron para este espacio varios usos: desde un espacio cultural para los jóvenes hasta una residencia para ancianos. Finalmente uno de los edificios ya está en funcionamiento como residencia de menores y el contiguo está en obras. La parte baja se destinará a una escuela infantil 0-3 años, que está en obras desde que acabó el verano. Como son trabajos financiados con cargo al Plan Estatal de Inversión Local, deben estar acabados antes de que finalice este 2010.

El Plan E aporta 690.000 euros para rehabilitar la planta baja y el sótano. Constará pues de 600 metros cuadrados de guardería, 70 metros cuadrados de almacenes y 270 metros cuadrados de espacio exterior para los niños.

Comentarios