Las variantes de Peñalba y Bujaraloz, claves para evitar más accidentes

El presidente de la Comarca de Los Monegros, Daniel Périz, convocaba a todos los alcaldes monegrinos, en especial a lo que transcurre la N-II por sus localidades como son Peñalba y Bujaraloz, para informarles sobre las conversaciones que se han mantenido con el Ministerio de Fomento para desbloquear el desdoblamiento de esta vía.

En esta reunión, tanto el teniente de alcalde de Peñalba (Luis Lax) y el alcalde de Bujaraloz (Carmelo Rozas) exigían la rápida construcción de variantes para sus localidades (son las únicas de la N-II entre Zaragoza y Fraga que no tienen) al objeto de evitar más accidentes dentro de su casco urbano, y es que al margen de los producidos entre vehículos, en el caso de Bujaraloz cuentan ya con siete vecinos fallecidos en los últimos años, debido a atropellos o accidentes al cruzar la vía con sus propios vehículos.

Ambos mandatarios se mostraban indignados por el bloqueo que sufre esta infraestructura que consideran vital, ya no por el mero hecho de los accidentes que sufren cada semana, si no por el desarrollo económico de la zona. Además recalcaban que no tiene sentido que se hayan “hecho autovías que van de ninguna parte a ninguna parte, y una vía que une las dos ciudades más grandes de España siga así”.

Para tratar de solucionar esta problemática, el Ministerio de Fomento, según informaba el presidente de la Comarca de Los Monegros se comprometía a liberalizar el peaje de Zaragoza hasta Pina, continuar con el TAC (sistema que permite circular gratuitamente por la autopista siempre y cuando se haga el trayecto de ida y vuelta en 24 horas) y abaratar el coste del peaje para vehículos pesados. Además, en esta reunión también se abordaba la idea de crear una comisión de seguimiento conjunta entre las tres comarcas afectadas, Bajo Cinca, Ribera Baja y Monegros, para formar un frente común y conseguir el desdoblamiento lo antes posible.