Fernando Pardo gana la primera edición de Monegros en fomato ‘non stop’

Poco más de 21 horas ha invertido el binefarense Fernando Pardo en completar los 140 kilómetros de la XIX Travesía con Perros de Tiro de Los Monegros, que este año ha cambiado de formato pasando a ser una prueba non stop y no por etapas como hasta ahora. De esta manera el deportista aragonés, que lleva años acudiendo a la prueba monegrina, ha sido el primer musher en inscribir su nombre como ganador del nuevo formato de competición.

Por detrás de él, y a dos horas de distancia, se ha situado el barbastrense Ángel Pecondón, quien como Fernando Pardo también ha competido en la categoría C (cart de 6 a 12 perros). Cerca de ellos se ha situado el valenciano José Luis García Roque, quien ha corrido en bicicleta junto a dos perros.

En referencia a su victoria en la competición monegrina, Fernando Pardo ha asegurado que “esta tierra engancha”. Pero además de por la belleza de los parajes de Los Monegros, la prueba aragonesa tiene otro atractivo para el deportista binefarense: “En España sólo hay pruebas de sprint. Por eso Monegros es el mejor sitio para entrenar carreras de larga distancia”. Y es que el paso del musher por la prueba monegrina le ha supuesto, además de la victoria, un test perfecto en su preparación para la Finnmarkslopet, una carrera de 500 kilómetros sobre nieve que el próximo mes de marzo se disputará en Noruega.

En este sentido Pardo afirma que en el Norte de Europa “se sorprenden de que entrenemos sobre tierra, y aunque cuando competimos allí no estamos en el top ten sí que vencemos a gente que entrena todo el año sobre nieve. Y eso tiene mérito”. Fuera del lado deportivo lo más destacable de Monegros es el ambiente de la carrera, destaca Fernando Pardo, quien asegura que “la gente de los pueblos es muy hospitalaria”. Por eso recuerda que “aquí hay que venir siempre”.

El segundo de la clasificación general, el barbastrense Ángel Pecondón, acumula ya 17 participaciones en la prueba monegrina y afirma que “de todos los de aquí debo de ser el más veterano”. Por eso participar en Monegros es una cita obligada para él, ya que “el ambiente es muy bueno y te encuentras como en familia”. Por su parte, el valenciano José Luis García Roque, que ha sorprendido por sus buenos tiempos a pesar de competir en bicicleta con dos perros, explica que su posición adelantada en la clasificiación general se debe a que “este año hemos podido entrenar más”. Y eso que el club al que pertenece es el más meridional de toda España con sede en Elche y con unas temperaturas altas para los perros que compiten en pruebas de mushing. Lo que más le ha gustado de su paso por Monegros es “el espíritu de aventura que vive a todas horas”.

Pero no todos los participantes de la travesía monegrina han completado los seis tramos de la prueba, ya que como en el caso del madrileño Jaime Gómez Mejías los 140 kilómetros no están siendo sencillos. No en vano finalizar la competición le supondrá la realización de más de tres maratones en cuatro días porque está compitiendo a pie junto a su mascota. Se encuentra encuadrado en la categoría de Canicross y la experiencia le está resultando muy positiva: “Me está encantando. Todo está muy bien planificado y es como si fuera una aventura”. Por este motivo no duda de que “siempre que pueda vendré porque esto engancha muchísimo”. Sobre la diferencia de competir a pie o a hacerlo en bicicleta o cart, Jaime Gómez Mejías asegura que “a mí me gusta correr y disfrutar de la naturaleza con el perro. Correr es más romántico y sufrimos igual los dos, tanto el perro como yo”.

A diferencia de los dos primeros días, la última jornada estuvo caracterizada por la subida de temperaturas, que ha beneficiado a los musher que antes habían finalizado más tramos de la competición, ya que a más calor menor rendimiento de los perros. Y es que si el sábado y el domingo el cielo estaba nublado y el frío viento provocaba una baja sensación térmica, este lunes fue todo lo contrario, ya que ha hecho sol y las temperaturas han rondado los 15 grados. Por este motivo, y ante el riesgo de problemas de salud para los animales, algunos participantes decidieron pararse y descansar en zonas de sombra a la espera de que bajasen las temperaturas.

Comentarios