Este puente de la Constitución “no ha llovido a gusto de todos”

Mientras las zonas turísticas de la provincia han funcionado según las previsiones iniciales en estos días de fiesta pese a las lluvias de las últimas jornadas, en la capital del Alto Aragón la crisis se ha dejado notar con ocupaciones hoteleras más bajas de lo esperado. Un factor a tener en cuenta en todos y cada uno de los casos ha sido la climatología, que ha afectado de forma desigual en la provincia.

En el sector del turismo rural todo ha ido según lo esperado. El mal tiempo no ha ayudado mucho pero pese a ello la ocupación, según Inma Royo, presidenta de la Asociación de Turismo Rural del Pirineo, “ha sido muy buena”. Muchas de las casas han rondado el 100% de ocupación y las anulaciones no han hecho “mucho mal” ya que, en los casos que se han dado, los alojamientos se han mantenido entre un 70% y un 80%.

Desde las estaciones de esquí afirman que, lo que podría haber sido un punte espectacular, se ha salvado de forma mediana debido al mal tiempo de los últimos días (en el inicio del puente festivo la ocupación rozaba el 100%), Andrés Pita, director de Astún, asegura que pese a que “todo el mundo es un poco pesimista” desde su estación opinan de forma diferente: “balance satisfactorio” aunque “es verdad que podría haber sido mucho mejor”.

Pero “no solo de pan vive el hombre”, y así se ha demostrado también en las zonas que no cuentan con estaciones de esquí, como el Sobrarbe. Desde esta comarca hacen un balance “bastante positivo”, con mucha animación en la localidad de Aínsa (como ejemplo) y en las zonas colindantes. Ha ayudado en este resultado, según reconoce José Miguel Chéliz, alcalde de Aínsa, la apertura del túnel de Bielsa, que ha propiciado la llegada del ya tradicional turismo francés a esta zona de la provincia de Huesca

En la capital altoaragonesa y alrededores hay oferta cultural, gastronómica y de patrimonio que también atrae turismo. Estos cinco días han visitado la Comarca de la Hoya un turismo principalmente familiar, aunque, a falta de datos oficiales, no hay una buena impresión.

Comentarios