Emotiva y multitudinaria despedida a Ambrosio Echebarría

El obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, presidió el funeral por Mons. Ambrosio Echebarría, obispo emérito de la diócesis de Barbastro-Monzón, que falleció en Bilbao a la edad de 88 años. Los restos mortales de Mons. Echebarría descansan en una cripta preparada en la Catedral de Barbastro cerca de la capilla de la Virgen del Pilar.

Alfonso Milián destacó en su homilía que “vivió con intensidad el presente de la diócesis y trabajo denodadamente por su futuro”, y puso de manifiesto la gratitud de toda la diócesis por su “incansable labor” para conseguir la modificación de los límites territoriales con el objetivo de ampliar la diócesis.

El obispo de Barbastro-Monzón recordó que “seguía con interés la vida de la diócesis, los acontecimientos pequeños y grandes y gozaba y sufría apasionadamente con todo lo que sucedía”.

El arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, manifestó que Ambrosio Echebarría siempre fue una persona “entrañable, maravillosa y muy trabajadora”.

La Consejera de Educación Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, señaló que Ambrosio Echebarría ha supuesto mucho para la continuidad de la diócesis puesto que debido al trabajo que desarrolló Barbastro-Monzón tiene un gran territorio.

El presidente de la Diputación Provincial de Huesca y alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, manifestó que fue una persona muy importante y un obispo que realizó un buen trabajo. Cosculluela destacó que Ambrosio Echebarría es el artífice de que actualmente la diócesis de Barbastro sea la segunda diócesis de Aragón.

Al funeral asistieron el Arzbobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, el Arzobispo Emérito de Zaragoza, Elías Yanes, el obispo de Teruel, Carlos Escribano, el obispo de Bilbao, Mario Iceta, el obispo emérito de Teruel y ex obispo de Barbastro, Damian Iguacen, el obispo de Calahorra-La Calzada-Logroño y ex obispo de Barbastro-Monzón, Juan José Omella, Los vicarios de Lérida y Huesca, y un amplia representación de los sacerdotes de la diócesis de Barbastro-Monzón y de otras diócesis españolas.

Representando a las instituciones aragonesas estuvieron presentes, la Consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, el presidente de la Diputación Provincial de Huesca y alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, el presidente de la Comarca de Somontano, Jaime Facerías, y el diputado nacional, Ángel Pintado, entre otras autoridades.

Mons. Ambrosio Echebarría Arroita falleció en Bilbao a la edad de 88 años. Nació en Zeberio en 1922, fue ordenado sacerdote en Vitoria en 1947 y nombrado obispo de Barbastro en 1974, sustituyendo en la Sede Episcopal a Mons. Damian Iguacen Borau. Mons. Echebarría fue el máximo responsable de la Diócesis altoaragonesa hasta 1999 cuando le sustituyó Juan José Omella.

Mons. Ambrosio Echebarría, obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón desde 1974 y hasta 1999, fue el artífice de la creación de la diócesis de Barbastro-Monzón con la adecuación de los límites eclesiásticos con los políticos y la incorporación en 1995 a Aragón de 111 parroquias que hasta ese momento pertenecieron a la diócesis de Lérida. Inició las gestiones para la devolución de las 112 piezas de arte y finalizó los procesos de beatificación de los Mártires Claretianos, “El Pelé”, Josémaría Escrivá y el obispo Florentino Asensio. El ayuntamiento de Barbastro le dedicó una calle próxima a la Iglesia de San Josémaría Escrivá. Fue obispo de Barbastro-Monzón desde 1974 a 1999 y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde 1978 a 1990.

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias le concedió la medalla de plata por la labor que realizó el prelado en el ámbito penitenciario. Impulsó la “Pastoral Penitenciaria” en la Conferencia Episcopal Española, quien le encomendó en 1978, la atención de dicha Pastoral Penitenciaria en España a la Comisión Episcopal de Pastoral Social. Creó tres años después, en 1981, la Delegación Episcopal de Pastoral Penitenciaria, de la que fue responsable hasta 1990.