Éxito de la primera edición de la travesía de Monegros en formato ‘Non Stop’

La XIX edición de la más importante travesía española con perros de tiro sobre tierra, Monegros 2010, realizaba en estos pasados días finalizaba en Castejón de Monegros con un balance positivo tanto para los participantes como para la organización de la prueba. En primer lugar porque el cambio de formato ha sido todo un éxito, aunque tal y como asegura el director de carrera, José Manuel Orós, “una experiencia muy dura”.

No en vano quienes tomaban los tiempos, los veterinarios y quienes formaban parte de los retenes de apoyo han dormido poco estos días, ya que muchas noches las han tenido que pasar en vela pendientes de los cronómetros, de los perros y de que los mushers no se perdieran. Y es que tras cambiar el formato de la prueba pasando de ser una competición por etapas a una carrera non stop, la única de España en esta modalidad, los participantes han podido combinar sus dotes deportivas con sus estrategias de carrera para decidir cuándo iniciar cada uno de los seis tramos de Monegros 2010. Eso sí, todos ellos han respetado los tiempos de descanso obligatorios (cuatro horas tras cubrir dos tramos).

El que mejor ha sabido adaptarse al nuevo formato de carrera es el binefarense Fernando Pardo, quien sobre su cart y con diez perros de tiro fue el primer musher en completar los 140 kilómetros de un duro recorrido para muchos de los participantes. Los mushers se han mostrado complacidos por la belleza de los paisajes monegrinos, pero no tanto por las constantes y complicadas subidas. Y es que de la treintena de participantes, la edición de este año ha sido finalizada con éxito por 19 mushers.

El resto se ha retirado por problemas musculares o ha tenido que retomar la prueba en otros puntos del recorrido tras sufrir problemas técnicos, con lo que a pesar de llegar a la meta de Castejón sus resultados no han computado para la clasificación general.

El último participante en completar los seis tramos de la prueba fue el madrileño Pedro Escoll, quien cruzaba la línea de meta a las 11.55 horas del miércoles. A pesar de esta posición el trabajo de Escoll y de sus mascotas ha sido muy destacable, ya que ha participado en una modalidad nueva y diferente. No en vano el musher madrileño ha sido el único competidor en correr en Monegros sobre un monopatín con ruedas de bicicleta, una modalidad de mushing más dura y complicada que conlleva un enorme desgaste físico.

El primer clasificado de la prueba monegrina ha sido el binefarense Fernando Pardo con un tiempo de 19 horas y 39 minutos. Tras él se han situado el barbastrense Ángel Pecondón (22 horas y 6 minutos) y el valenciano José Luis García Roque (22 horas y 17 minutos), quienes recibieron en el acto final en Castejón de Monegros sus respectivos trofeos.

Comentarios