31 muertos en el Pirineo en lo que va de año

Rescate, esquiador travesía, Ibón de Escalar, dic

La Guardia Civil rescataba este sábado en el La Moleta a un montañero que fallecía pocas horas después. Con este nuevo suceso, son ya 31 las personas que, desde comienzos de 2010, han perdido la vida en el Pirineo Aragonés. Una cifra que supera, y con creces, la del número de muertos en las carreteras altoaragonesas: 24 a fecha 6 de diciembre

El año comenzaba con 3 montañeros muertos, todos de la misma familia, a causa de una avalancha mientras practicaban esquí de travesía, un accidente que se repetía en el mes de febrero con el saldo de una nueva víctima mortal. Desde entonces, se han ido sucediendo diferentes accidentes y actuaciones con jornadas negras como la del fin de semana del 10-11 de abril, cuando, en 24 horas, perdían la vida 3 personas en dos accidentes.

Especialmente trágica fue la semana del 17 al 23 de mayo: dos excursionistas británicos perdían la vida en el Pico de Frondiellas y, pocos días después, efectivos del GREIM rescataban el cuerpo sin vida de un parapentista en las inmediaciones de Piedras Blancas, término municipal de Bisaurri. Horas más tarde, una barranquista de Barcelona era encontrada muerta en el barraco del Cebollar, zona próxima a la localidad de Torla.

En verano este tipo de accidentes descendieron de forma acusada, pese a ello, varias personas perdieron la vida en “La Escupidera”, Cabrioules o la Cresta de Palenques entre otras zonas. Incluso, en el mes de julio se contabilizaron 8 muertes en montaña, un mes, junto a mayo, negro en este tipo de sucesos.

Ese mismo mes, el Teniente Sergio Rodríguez, responsable de los grupos de rescate, indicaba que en cuanto a rescates el año estaba siendo “parecido” a otros años, sin embargo sí que se estaban registrando más fallecidos.

Ya en el mes de octubre, el fin de semana del 23 – 24, un montañero y un barranquista perdían la vida en Bachimala y en el Barranco de los Navarros. Desde entonces, y hasta este sábado, no ha habido que lamentar más sucesos de este tipo.

Gran parte de los accidentes en montaña ó barrancos se deben a imprudencias, por falta de material adecuado para la actividad que se realiza o por desconocer cómo debe utilizarse dicho material.

La Guardia Civil insiste en la necesidad de ser precavido cuando se vayan a efectuar actividades en la montaña, teniendo en cuenta que se trata de un medio hostil.

Así, es necesario siempre recopilar información en la zona de cómo se encuentra el entorno, especialmente cuando se va a hacer un barranco. Y muy importante, consultar la previsión del tiempo.