El Club Ajedrez Monzón despide el 2010 con un intenso fin de semana

El Club Ajedrez Monzón despedía el 2010 con un torneo exhibición a cargo de los alumnos de la Escuela de Ajedrez "Hidro Nitro-Monzón" en el local del club en la Plaza Juan Carlos I, en el que participaban 25 niños y niñas, con edades entre los 5 y los 14 años, quienes disputaban un torneo a 7 rondas de ajedrez relámpago a 5 minutos por jugador. Los ganadores fueron Edift Pallarés, Kevin Rodríguez y María Garreta.

Blas Garreta, presidente del Club Ajedrez Monzón, agradecía el apoyo que la empresa Hidro Nitro hace por el futuro de este deporte en Monzón y comarca, mientras que Antonio Mata, director de Hidro Nitro Española, alababa la labor que se hace por parte del club en el desarrollo personal y deportivo en los jóvenes.

En la entrega de trofeos, Antonio Mata se encargaba de entregar a cada uno de los niños una medalla como premio a su esfuerzo. Por parte del club, se le hacía entrega de un pequeño obsequio en agradecimiento al esfuerzo y apoyo realizado para hacer posible la escuela de ajedrez.

En el turno de tarde tenía lugar el II Encuentro Hermanamiento Club Ajedrez Monzón - Club Ajedrez Binéfar. El encuentro se disputaba a 18 tableros a doble vuelta. En ambos equipos se mezclaba la veteranía, representada por Antonio Lorenzo y Salvador Muzas, y la juventud, de Paula Pérez, María Garreta, Néstor Tierno o León Vidaller.

En la primera ronda se imponía el equipo local por 9,5 a 8,5, pero en el enfrentamiento de vuelta los jugadores binefarenses le daban la vuelta venciendo por 11 - 7, lo que les permitía retener el título.

Como punto final al encuentro, se disfrutaba de un chocolate, gentileza de la Pastelería Ani, en el bar de las piscinas municipales, donde se hacía entrega de los trofeos.

 

Para poner colofón a tan ajetreado día, los jugadores y socios del club celebraban la cena fin de temporada en el Restaurante Jairo, donde, como ya viene siendo habitual, Chema Navarrete daba el discurso en el que se repasaba el año, acordándose de la triste pérdida de Enrique Playán, fallecido en Abril, de los éxitos individuales y colectivos como el ascenso de un segundo equipo a Primera Aragonesa, y de los sueños y esperanzas del club para los años venideros.