El Club Montisonense de Montaña despide desde el Aneto el Programa Pico España 2010

La última cima del programa Pico España 2010, consistente en ascender el pico más alto de todos los sistemas montañosos de España, se hacía de rogar y si bien es el más cercano, exigía mucho esfuerzo y preparación para conquistarlo a los componentes del Club Montisonense de Montaña.

El Aneto, tiene en condiciones invernales un punto especial de dificultad y de belleza. Las pasadas semanas resultaba imposible acometer la ascensión por motivos climatológicos, con lluvias e intensas nevadas. En el puente de la Inmaculada continuaban las lluvias, y cuando por fin hubo un fin de semana de anticiclón, miembros del Club Montisonense de Montaña, se lanzaban a por todas subiendo al Refugio de La Renclusa.

Ricardo Arnaiz, Lorenzo Sierra, Jesús Zuriguel y Santi Solá pernoctaban en este histórico lugar. Madrugando el domingo partían completamente de noche con las mochilas, crampones, cuerda, casco y demás, si bien las últimas informaciones les hacía prescindir de raquetas, un pequeño riesgo que caso de haber excesiva nieve en el glaciar, les hubiera podido dejar sin el ansiado objetivo.

El primer tramo hasta el Portillón Superior, lo hacían en muy poco tiempo, algo menos de dos horas, lo que supuso un importante desgaste físico. La ventisca levantaba la nieve polvo y se la tiraba a la cara. Descendían al blanquísimo glaciar del Aneto y lo atravesaban a paso tranquilo pero sin descansos, pues el frío viento que azotaba a ráfagas no permitía paradas muy largas.

Así a ritmo de crucero alcanzaban a las diez de la mañana el Collado de Coronas, a 3.200 m. de altitud, donde comían para atacar el último repecho a la cima. La nieve estaba algo blanda pero resistía el peso a su paso.

Los últimos metros, a temperaturas bajo cero, requirieron muchísima atención y técnica: el famosísimo paso de Mahoma, estaba “feo” por el hielo y la nieve, por lo que tres montañeros que acompañaban a los de Monzón, no quisieron correr riesgos y se quedaron a tan solo 50 metros de hollar del Aneto.

Ellos cuatro, sin embargo, tenían muy claro que lo iban a intentar, llevaban suficiente material para encordar todo el Paso, y poco a poco pero con seguridad, atados todo el trayecto, alcanzaban la Cumbre de los Pirineos, el Aneto, logrando el éxito total del Programa y de la jornada, en que nadie más subía a este pico, otras veces tan asediado.

Así pues, felices como pocas veces, volvían sobre nuestros pasos descendiendo al Glaciar a gran velocidad por la nieve que se estaba ablandando, y en una breve trepada pasaban el Portillón, descendiendo a La Renclusa, última parada a reponer energías, y siguiendo por el camino o senda de invierno, descendían entre pinares hasta los Llanos del Hospital, paraje de grandiosa belleza paisajística.

Con el Aneto, por tanto, queda finalizado el Programa que el Club Montisonense ofrece a todos cuantos quieren y aman la montaña, y que este año se ha completado con los picos Villuercas, Mulhacén, Turó de l’Home, La Sagra, Bañuela, Torrecerredo, Moncayo, Almanzor, Peñalara, Puig Major, Teide y Aneto.